Publicado 04/11/2020 16:03CET

AMP2.- Etiopía.- Abiy ordena una ofensiva militar contra el TPLF tras un ataque a una base del Ejército de Etiopía

Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

El Gobierno declara el estado de emergencia durante seis meses en la región de Tigray

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, ha anunciado este miércoles el inicio de una operación militar contra el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), que controla la norteña región de Tigray, tras acusar a la organización de un ataque contra un campamento del Ejército.

"Durante los últimos meses de constante provocación e incitación a la violencia, por parte del TPLF, el Gobierno Federal ha ejercido una política de extrema paciencia para evitar que tales provocaciones afectaran a la gente de Tigray", según el comunicado publicado por su oficina en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, el Gobierno ha informado de que el grupo, dominador de la política en el segundo país más poblado de África durante casi tres décadas antes de que el primer ministro llegara al poder en 2018 gracias a protestas antigubernamentales, ha atacado una de sus bases militares en la región y ha intentado "robar equipamiento militar", la gota que ha colmado el vaso para Abiy.

La base atacada es la sede del Ejército en la ciudad de Mekelle, escenario de enfrentamientos durante las últimas horas. "El ataque contra el Mando Norte se fundamenta en la visión del TPLF de que el Ejército etíope es un ejército extranjero, en lugar de uno que ha estado protegiendo al pueblo de Tigray desde hace más de 20 años", ha dicho Abiy.

El primer ministro ha señalado en un discurso televisado que el ataque ha dejado "muchos mártires" y ha acusado al TLPF de vestir a sus soldados con uniformes similares a los del Ejército eritreo para intentar "implicar" al país vecino "en una falsa denuncia de agresión contra el pueblo de Tigray", tal y como ha recogido la cadena de televisión británica BBC.

"Nuestras fuerzas de defensa han recibido la orden de cumplir su misión de salvar al país. Se ha cruzado la última 'línea roja' y el Gobierno, por lo tanto, se ve obligado a una confrontación militar", ha hecho saber. "El primer ministro llama a la gente a permanecer en calma, vigilante, y a respaldar al Gobierno etíope", señala el comunicado.

Asimismo, Abiy ha acusado al grupo de "armar y organizar milicias irregulares al margen de la estructura de mando constitucional" y ha argumentado que "una guerra no puede ser evitada sólo por la buena voluntad y la decisión de una de las partes, sino a través de una elección mutua de las partes".

ESTADO DE EMERGENCIA

Posteriormente, el Gobierno etíope ha decretado el estado de emergencia durante un periodo de seis meses en Tigray asumiendo la responsabilidad del Estado de "mantener la paz y la seguridad de sus ciudadanos y para prevenir actos que puedan llevar al país a una mayor inestabilidad".

Asimismo, ha denunciado que las "actividades violentas e ilegales" en Tigray "están poniendo en peligro a la Constitución y el orden constitucional" además de amenazar la soberanía del país y ha justificado la imposición del estado de emergencia por el hecho de que "la situación ha llegado a un nivel en el que no puede ser controlada mediante mecanismos regulares de seguridad".

Por su parte, el Ministerio de Defensa ha resaltado que "está cumpliendo con su responsabilidad de salvaguardar la soberanía del país al rechazar la guerra lanzada contra el Ejército por el TPLF", al tiempo que ha dicho que trabaja para mantener la paz en el país, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

Tras la decisión de Abiy se ha registrado un corte de los servicios de Internet y telefonía móvil en la región de Tigray, según ha confirmado NetBlocks a través de su cuenta en la red social Twitter.

La Embajada de Estados Unidos ha confirmado "informaciones sobre actividades militares y disparos en la región de Tigray" y ha pedido a sus ciudadanos que eviten cualquier desplazamiento a la zona. "Estos sucesos podrían provocar un aumento de la inestabilidad en todo el país, incluido Adís Abeba".

A las advertencias se ha sumado el Gobierno de Reino Unido, que ha dicho además "sumarse a la comunidad internacional para pedir una desescalada inmediata en Tigray". "Pedimos a todas las partes que mantengan seguros a los civiles", ha añadido.

ADVERTENCIAS DEL TPLF

La orden de Abiy ha llegado unos días después de que el presidente de Tigray, Debretsion Gebremichael, acusara al Gobierno federal de suspender el reparto de fondos a la región a través de los Presupuestos y dijera que Adís Abeba "está intentando resolver estos problemas por la fuerza".

"Las diferencias políticas se solucionan con discusiones, el poder político se logra únicamente a través de las elecciones. Hay signos de que el Gobierno está intentando usar la fuerza", dijo, antes de acusar al Ejecutivo de una "traición" por su "colaboración" con Eritrea, país con el que Abiy firmó un histórico acuerdo de paz en 2018.

En este sentido, recalcó que las autoridades de Tigray "han preparado a sus fuerzas no porque necesite una guerra, sino para defenderse si llega lo peor". "Aún decimos que no necesitamos ningún conflicto o guerra. Sólo queremos abordar esto a través del diálogo político", arguyó, según el diario 'Addis Standard'.

Sin embargo, Debretsion acusó a las autoridades centrales de "querer subyugar al pueblo de Tigray". "Si hay guerra, es la guerra de la gente, no de las milicias y las fuerzas especiales. Trabajamos para evitar la guerra, pero como la situación cambiay si la guerra es inminente, no estamos preparados sólo para resistir, sino también para ganar la guerra", zanjó.

LA DISPUTA

El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), una alianza de partidos sustentados en las etnias, hasta la llegada al poder de Abiy, el primer oromo jefe de Gobierno.

Apartado del poder, el TPLF ha visto en las reformas acometidas por Abiy, en particular las relativas a abusos de Derechos Humanos y de reconciliación con grupos armados entre otros, como una 'caza de brujas' contra sus dirigentes, los cuales se vieron en muchos casos apartados de los cargos que ocupaban.

La ruptura definitiva la marcó la creación del Partido de la Prosperidad a finales de 2019 por parte de Abiy para dejar atrás al EPRDF. Todos los partidos que integraban la alianza gobernante, y algunos más en su órbita, se sumaron a la nueva formación, con la excepción del TPLF, que se quedó fuera. Este paso también dejó al partido al margen de la toma de decisiones en el Gobierno federal.

Así las cosas, el TPLF siguió adelante con el plan de celebrar elecciones en la región de Tigray, fronteriza con Eritrea, el pasado septiembre pese a que la comisión electoral había decidido el aplazamiento de las generales al próximo año por la pandemia y a las presiones del Gobierno para que no siguiera adelante con sus planes.

Posteriormente, el TPLF anunció a principios de octubre que no reconocía al Gobierno central y reclamó a todos sus representantes regionales que abandonen las instituciones del país argumentando que Abiy se encuentra ilegalmente en el cargo tras el fin de su mandato.

El portavoz del TPLF, Getachew Reda, recalcó que "ya no hay Gobierno federal" y agregó que "es implica la Cámara de Representantes, la Cámara de la Federación, al primer ministro y al Ejecutivo". "Ya no existen", agregó, si bien subrayó que mantendrían su colaboración con el Ejército, las embajadas y el aparato de justicia.

En medio de este incremento de las tensiones, las autoridades han acusado esta semana al TPLF de estar detrás de varias decenas de muertos en la región de Oromía junto con miembros del grupo rebelde Frente de Liberación Oromo (OLF-Shane). Por otra parte, el martes se presentó ante el Parlamento una propuesta para designar al TPLF como una organización terrorista.

Contador