Publicado 21/08/2020 17:15CET

AMP2.- Libia.-El Gobierno libio y las autoridades del este anuncian un alto el fuego inmediato y el cese de hostilidades

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro libio, Fayez Serraj, ha anunciado este viernes un alto el fuego inmediato y el cese de todas las hostilidades con las autoridades que controlan el este del país, cuyas fuerzas comanda el general Jalifa Haftar, que han respondido anunciando una medida recíproca poco después.

En un comunicado, Serraj, al frente del Gobierno reconocido internacionalmente, ha señalado que el "objetivo final" es "la restauración de la soberanía plena sobre el territorio libio y la expulsión de las fuerzas y mercenarios extranjeros", según informa el medio 'Libya Observer'.

Además, ha anunciado la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales el próximo marzo y ha apostado por que la ciudad de Sirte y el distrito de Al Jufra, bajo control de las fuerzas de Haftar, pasen a ser zonas desmilitarizadas mientras ambas partes llegan a acuerdos en materia de seguridad.

Por otra parte, Serraj ha apostado por la reanudación de la producción y exportación de petróleo a través de la empresa estatal National Oil Corporation (NOC), con sede en Trípoli, y que los ingresos vayan a una cuenta especial en el banco central para que posteriormente puedan distribuirse de forma adecuada una vez haya un acuerdo político.

Poco después, el presidente de la Cámara de Representantes (el parlamento que tiene su sede en el este y que apoya a Haftar), Aguilá Salé, ha anunciado igualmente un alto el fuego y el cese de las hostilidades, según el citado medio.

"El alto el fuego cierra el camino para cualquier intervención militar y debe conducir a la expulsión de todos los mercenarios y la disolución de todas las milicias para restablecer la soberanía nacional en su plenitud", ha sostenido, en línea con Serraj, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

La representante en funciones del secretario general de la ONU, Stephanie Williams, ha celebrado el anuncio y ha visto en él la demostración "de la valentía que Libia necesita urgentemente durante estos momentos difíciles".

En este sentido, ha pedido el "rápido" cumplimiento del alto el fuego decretado por ambas partes y la reanudación de la producción y exportación de crudo, ya que "privar a los libios de su riqueza petrolera es un signo de una inaceptable obstinación por parte de los actores locales e internacionales implicados".

Así las cosas, ha confiado en que todas las partes estén "a la altura de esta ocasión histórica y cumplan con todas sus responsabilidades ante el pueblo libio", ahora que ambas iniciativas han generado la "esperanza para forjar una solución política a la prolongada crisis libia".

El país vive sumido en el caos desde la caída de Muamar Gadafi en octubre de 2011 pero la situación se recrudeció en abril de 2019, cuando las fuerzas lideradas por Haftar lanzaron una ofensiva para hacerse con Trípoli, sede del Gobierno de unidad, tras varios años de intentos infructuosos de lograr una solución política a la fragmentación en diversas administraciones del país.

Sin embargo, la intervención militar turca este año cambió las tornas y ha permitido a las fuerzas leales al Gobierno de Trípoli no solo romper el cerco sobre la capital, sino que han llegado hasta el centro de la costa del país y están a las puertas de la histórica región de Cirenaica, bastión de Haftar. A su vez, el general ha contado con el respaldo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Rusia.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.

IMPLICACIÓN INTERNACIONAL

El Gobierno ruso ha aplaudido el anuncio de la tregua por boca de una fuente del Ministerio de Exteriores que ha llamado a "comenzar el proceso político" para pacificar el país. "Siempre saludamos este tipo de declaraciones (...) Siempre proponemos un armisticio inmediato", ha declarado a la agencia Sputnik.

Asimismo, Moscú ha pedido el alto el fuego sea supervisado por la Comisión Militar Conjunta, auspiciada por la ONU en Ginebra y en la que participan cinco miembros por cada una de las dos partes en conflicto.

Por su parte, el presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, ha celebrado el cese de las operaciones militares en Libia como "un paso importante para alcanzar una solución palítica y las aspiraciones del pueblo libio sobre la restauración de la estabilidad y la paz", según un comunicado recogido por el periódico 'Al Ahram'.

Por parte europea, también se han pronunciado Italia y Alemania, dos de los países que más se han implicado en el terremoto político libio. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha resaltado en Twitter que la tregua "representa un paso importante para el reinicio de un proceso político que favorezca la estabilidad del país y el bienestar de la población".

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, también ha llamado a seguir avanzando hacia un solución del conflicto. "Las declaraciones (de Serraj y Salé) suponen una base sólida para un alto el fuego duradero", ha afirmado en un comunicado.