Publicado 04/06/2020 18:21:19 +02:00CET

AMP2.- Libia.- El Gobierno de unidad de Libia asegura que ha recuperado todo el control de Trípoli

AMP2.- Libia.- El Gobierno de unidad de Libia asegura que ha recuperado todo el
AMP2.- Libia.- El Gobierno de unidad de Libia asegura que ha recuperado todo el - Amru Salahuddien/dpa - Archivo

Turquía apoya la vía política y Serraj reitera que no negociará con Haftar

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas leales al Gobierno libio reconocido internacionalmente han anunciado este jueves que han recuperado el control de toda la capital, Trípoli, en un duro revés contra el general Jalifa Haftar, que en abril de 2019 había lanzado una ofensiva para desalojarlas de la ciudad.

El portavoz de las fuerzas del Gobierno de unidad, Mohamed Gununu, ha recalcado durante la jornada que las "heroicas fuerzas" leales a las autoridades asentadas en la capital "controlan la totalidad de la zona administrativa del Gran Trípoli", según ha recogido la cadena de televisión libia Al Ahrar.

Así, ha agregado que durante las últimas horas el Gobierno de unidad se ha hecho con Ain Zara, Qasir Benghashir y Uadi Rabea, al sur de la ciudad, los últimos bastiones con los que contaba Haftar en los alrededores de la capital.

El ministro de Defensa del Ejecutivo apoyado por Naciones Unidas, Salá al Namrush, ha confirmado los avances y ha destacado que "las milicias terroristas han sido derrotadas", tal y como ha informado el diario 'The Libya Observer'.

Por su parte, la 'Operación Volcán de Ira', lanzada en respuesta a la ofensiva de Haftar contra la capital, ha apuntado que sus fuerzas seguirán avanzando hacia la localidad de Tarhuna, persiguiendo a las fuerzas de Haftar en su repliegue en esta zona.

"Trípoli ha sido liberada y plenamente asegurada y hemos llegado a los límites administrativos de Tarhuna, al sureste de la capital", ha anunciado el portavoz de la operación 'Volcán de Fuego', Mustafá al Majei, citado por la agencia turca Anatolia.

El portavoz ha precisado que el Ejército libio ha entrado en la zona de Fam Malgha, situada a 90 kilómetros de la capital. "Los vehículos militares de la milicia golpista de Jalifa Haftar han sido vistos retirándose de Tarhuna hacia la ciudad de Beni Ualid", 180 kilómetros al sureste de Trípoli, ha precisado.

La liberación de la capital culmina así la cadena de éxitos lograda en las últimas semanas por las fuerzas que apoyan al Gobierno de Fayez Serraj, que ha contado con el apoyo de Turquía en esta última fase del conflicto.

El miércoles, Gununu informó de que se habían hecho con el control del Aeropuerto Internacional de Trípoli tras varias horas de combates con las fuerzas de Haftar. Según dijo, las fuerzas del general se encuentran en desbandada.

La toma del Aeropuerto Internacional de Trípoli --que no está operativo y que desde 2018 desvió sus vuelos al de Mitiga, situado cerca de la capital-- se produjo el mismo día en el que Serraj viajó a Turquía para reunirse con el presidente de este país, Recep Tayyip Erdogan.

ERDOGAN APOYA LA VÍA POLÍTICA

Erdogan ha destacado este jueves tras su reunión con Serraj que Ankara cree que "es posible una solución únicamente a través de un proceso político liderado por los libios y bajo los auspicios de la ONU", al tiempo que ha vuelto a cargar contra Haftar.

El presidente turco ha tildado al mariscal de campo de "golpista" y "criminal de guerra", antes de manifestar que "los que han provocado el derramamiento de sangre en Libia apoyando a Haftar serán juzgados por la Historia", según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.

Ha prometido además mantener e "incrementar" el apoyo de Turquía al Gobierno de unidad, con el que ha destacado que se ha acordado "desarrollar una nueva cooperación", también en el campo de la explotación de recursos naturales, un punto muy conflictivo con Grecia.

"Estamos en la misma página en el asunto de la continuación de las exportaciones de petróleo a Libia", ha defendido Erdogan, quien ha criticado la exportación "ilegal" de crudo a Haftar. "No debe permitirse que el petróleo (...) sea usado por los golpistas", ha remachado.

El Gobierno de Turquía destacó el 20 de mayo un cambio en el "equilibrio" en el conflicto libio después de que Ankara empezara a entregar apoyo militar el Gobierno de unidad, algo que reconoció la semana pasada Rusia, que ha respaldado a Haftar.

El Gobierno de Turquía ha trasladado a Libia a militares y rebeldes sirios en apoyo al Gobierno de unidad, algo que ha sido criticado por Haftar, quien cuenta por su parte con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto y Rusia, entre otros.

NEGATIVA A NEGOCIAR CON HAFTAR

Por su parte, Serraj ha reiterado su negativa a mantener negociaciones con Haftar y ha dado las gracias a Turquía por su "actitud histórica y responsable" y ha abierto la puerta a Ankara para que participe en el proceso de reconstrucción en el país.

"Hemos tomado todas las zonas cerca de Trípoli bajo nuestro control, lo que es un éxito para nosotros. La voluntad popular es lo que nos importa", ha dicho el primer ministro libio, tal y como ha recogido el diario turco 'Daily Sabah'.

"Pido a las milicias de Haftar que dejen en paz al pueblo libio. Han sido derrotadas en Trípoli. Acéptenlo. La Historia no perdonará lo que han hecho a Libia", ha remachado.

El Ejecutivo apoyado por la ONU ha expresado en varias ocasiones durante los últimos meses su rechazo a hablar con Haftar argumentando que no estaba respetando los acuerdos alcanzados y a que se negaba a mantener un proceso serio.

Asimismo, criticó el "golpe" que dio en el este del país a finales de abril, cuando dijo que "aceptaba la voluntad popular" para asumir todo el poder, dejando de lado a las autoridades civiles, encarnadas en la Cámara de Representantes.

El anuncio de Haftar llegó días después de que el presidente de la Cámara de Representantes, Agila Salé, planteara formar un nuevo Consejo Presidencial y un comité de expertos para redactar una nueva Constitución.

Además, el nuevo Consejo Presidencial asumiría el cargo de comandante de unas Fuerzas Armadas unificadas, lo que podría apartar a Haftar de su posición de fuerza. El anuncio fue aplaudido por Serraj, quien se mostró abierto a negociar, y por la representante especial de la ONU para Libia, Stephanie Williams.

CONVERSACIONES ENTRE DELEGACIONES MILITARES

Por su parte, la ONU anunció el martes que el Gobierno de unidad y Haftar habían aceptado reiniciar los contactos entre sus delegaciones militares en formato 5+5 para intentar lograr un acuerdo de alto el fuego en el país.

Las conversaciones entre las delegaciones militares son parte del proceso impulsado por la conferencia de Berlín, que fue apoyado en febrero por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Estos contactos forman parte de un proceso de tres vías --militar, política y económica-- y derivaron a principios de marzo en un borrador de acuerdo para un alto el fuego, si bien Haftar respondió recrudeciendo su ofensiva contra la capital.

El conflicto en Libia se recrudeció en abril de 2019, cuando las fuerzas lideradas por Haftar lanzaron una ofensiva para hacerse con Trípoli, sede del Gobierno de unidad.

El inicio de las operaciones militares encabezadas por Haftar llegó tras varios años de intentos infructuosos de lograr una solución política a la fragmentación en diversas administraciones tras la captura y ejecución de Muamar Gadafi en octubre de 2011.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.