AMP4.- Irak.- Ascienden a 30 los muertos por la represión de una nueva jornada de protestas antigubernamentales en Irak

Publicado 25/10/2019 22:51:35CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El número de fallecidos a causa de la represión de las protestas antigubernamentales registradas de este viernes en varias ciudades iraquíes ha ascendido a 30, según ha confirmado la Alta Comisión para los Derechos Humanos de Irak.

El organismo independiente ha señalado que en Bagdad han muerto ocho personas, a las que se suman nueve fallecidos en Nasiriya --donde ha sido asaltada la sede de un grupo paramilitar chií--, nueve en Dhi Qatar, tres en Basora y uno en Muzana.

Asimismo, ha manifestado que más de 2.310 personas, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad, han resultado heridos en el marco de estos incidentes, tal y como ha recogido la cadena de televisión iraquí Al Sumaria.

En este sentido, el organismo ha indicado que la mayoría de las víctimas se han registrado a causa de la represión de las protestas y los disturbios en Bagdad, donde cerca de 1.500 personas han resultado heridas.

La Alta Comisión para los Derechos Humanos de Irak ha resaltado además que un total de 50 edificios gubernamentales y sedes de partidos han sufrido daños, en ocasiones por incendios provocados, en varias provincias del país.

Horas antes, el Ministerio del Interior había confirmado que dos manifestantes habían muerto en Bagdad. Las fuerzas de seguridad han empleado gases lacrimógenos para intentar evitar que los manifestantes avanzaran hacia la conocida como 'Zona Verde', fuertemente fortificada y que aloja las principales sedes gubernamentales y diplomáticas.

Los manifestantes han salido de nuevo a las calles para mostrar su malestar con el Gobierno, a pesar de las promesas de reformas lanzadas en los últimos días por el primer ministro, Adel Abdul Mahdi, que el jueves por la noche prometió una remodelación del gabinete para la próxima semana.

Hasta la plaza Tahrir de Bagdad han llegado de madrugada un grupo de personas ondeando banderas de Irak y coreando lemas contra el Gobierno y el Parlamento.

El ministro del Interior, Yasin Taher al Yasiri, se ha reunido con ellos y les ha prometido que las fuerzas de seguridad pretenden "proteger" a la ciudadanía y "no permitirán que nadie les ataque", según una nota del Ministerio.

"Todo lo que queremos son cuatro cosas: trabajo, agua, electricidad y seguridad. Eso es todo lo que queremos", ha dicho Alí Mohamed, de 16 años y uno de los manifestantes presentes en la plaza Tahrir de Bagdad, en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.

Las autoridades han anunciado durante la jornada el toque de queda en varias provincias para intentar poner bajo control la situación de seguridad, si bien las manifestaciones continúan durante las primeras horas de la noche.

La labor de las fuerzas de seguridad ha sido puesta en entredicho después de que al menos 149 civiles y ocho agentes hayan perdido la vida en la reciente ola de protestas, según el balance oficial. Una comisión gubernamental reconoció que el 70 por ciento de los fallecidos presentaban disparos en cabeza o pecho.

MENSAJE DE LA ONU

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos se ha hecho eco de los informes conocidos en las últimas semanas, entre ellos uno difundido por la misión de Naciones Unida (UNAMI), y ha instado a las autoridades a investigar y juzgar a los responsables de los abusos detectados durante las protestas, que comenzaron el 1 de octubre por la "frustración" de la ciudadanía.

Ante la previsión de las "grandes protestas" de este viernes, una portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, había pedido "calma a todas las partes" y, en particular, ha reclamado una actuación "calibrada y proporcional" a las fuerzas de seguridad, "para que no se repita el terrible balance de fallecidos y daños" de las últimas semanas.

Asimismo, ha expresado la "preocupación" de la oficina que dirige la expresidenta chilena Michelle Bachelet por el bloqueo de las redes sociales y el cierre "intermitente" del servicio de Internet.

Por su parte, el ayatolá Alí al Sistani, el principal clérigo chií de Irak, ha hecho un llamamiento a la contención a manifestantes y fuerzas de seguridad.

"En estos momentos delicados para la querida historia de Irak (...) pido a los queridos manifestantes y fuerzas de seguridad que se adhieran de forma estricta a unas protestas pacíficas y que no permitan que deriven en violencia, disturbios y sabotajes", ha dicho en su sermón, leído por su portavoz, Abdulmahdi al Karbalai.

Así, ha trasladado a la población que "los miembros de las fuerzas de seguridad son vuestros sus padres, hermanos e hijos, muchos de los cuales participaron en vuestra defensa combatiendo contra Estado Islámico y otros que querían dañaros".

"Decimos también a las fuerzas de seguridad que no olviden que los manifestantes son también sus padres, hermanos e hijos", ha manifestado, antes de recalcar que el derecho a la manifestación está contemplado por la Constitución iraquí.

Al Sistani ha argumentado que mantener las manifestaciones pacíficas evitará además "abrir el camino a una interferencia externa" y que el país "se convierta en un área en el que otros poderes internacionales y regionales salden sus cuentas".