Publicado 18/08/2020 23:52CET

AMP5.-Malí.-El presidente y el primer ministro de Malí, detenidos por militares amotinados en un posible golpe de Estado

El Consejo de Seguridad de la ONU convoca una reunión urgente este miércoles

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, y su primer ministro, Boubou Cissé, han sido detenidos este martes por militares amotinados en el marco de un posible golpe de Estado.

El arresto de los mandatarios malienses se habría producido cuando ambos se encontraban en la residencia de Keita en Sebenikoro, horas después de que se registrara un motín en un cuartel del Ejército en la localidad de Kati, que se encuentra a 15 kilómetros de Bamako, la capital del país.

Según informaciones del diario 'Jeune Afrique', ambos fueron trasladados por los soldados al cuartel, donde se había registrado previamente un intercambio de disparos entre militares amotinados y otro grupo de soldados presentes en la base.

Poco antes de su detención, el primer ministro maliense ha apelado a la "razón" y al "sentido patriótico" y ha pedido "silenciar las armas" ante lo que podría considerarse un escenario similar al del golpe de Estado de 2012.

En un comunicado, Cissé ha destacado que si bien los sucesos registrados son la "traducción de cierta frustración que puede tener causas legítimas", es necesario hacer un ejercicio de "contención", por lo que ha instado a "entablar el diálogo".

"No hay razones por encima de nuestro querido Malí que valgan actos cuyo resultado incierto pueda llevar a acciones perjudiciales para toda la nación", recoge el texto, que señala que "no hay problemas que no puedan solucionarse mediante el diálogo". Así, ha expresado su entera "disposición" para iniciar conversaciones "fraternales" y "despejar cualquier malentendido" que se haya podido producir.

Informaciones preliminares señalaban que el nuevo ministro de Economía, Abdoulaye Daffé, se encontraba retenido en su oficina en Bamako a manos de hombres armados, una suerte que también habría corrido el presidente de la Asamblea Nacional, Moussa Tiembiné, y el de Defensa, Ibrahima Dahirou Dembélé.

En un momento de máxima tensión para el país, cientos de manifestantes antigubernamentales se han congregado en la Plaza de la Independencia para mostrar su apoyo al Ejército y corear consignas a favor de los militares sublevados. Reunidos en el centro de la capital, han aplaudido a los soldados que pasan por la zona.

Imágenes trasmitidas a través de las redes sociales muestran, además, a decenas de personas en el interior de una villa perteneciente a Karim Keita, hijo del presidente, la cual habría sido saqueada. Además, un grupo de manifestantes habría atacado el bufete de abogados para el que trabaja el ministro de Justicia, Kassoum Tapo, y habría incendiado las dependencias.

REUNIÓN URGENTE DEL CONSEJO DE SEGURIDAD

Tras la fuerte condena y el "enérgico" rechazo de la "intentona golpista" por parte de la Unión Europa, Naciones Unidas y la Unión Africana, que han pedido respetar las "instituciones democráticas" del país, el Consejo de Seguridad de la ONU ha convocado una reunión urgente este miércoles para abordar el asunto.

La reunión se llevará a cabo a puerta cerrada por la tarde siguiendo la solicitud de Francia y Níger, que actualmente preside la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, ya describía a primera hora de la tarde la situación como un "motín" y condenaba con "máxima firmeza el grave suceso" registrado en Malí.

Le Drian, que ha situado a Francia del lado de la CEDEAO, un bloque regional que también se ha pronunciado en un comunicado para pedir respeto al "orden constitucional" en Malí, ha reafirmado su "pleno apoyo a la soberanía y democracia" en el país africano.

La CEDEAO ha apelado al diálogo para resolver cualquier disputa, teniendo en cuenta que Malí ya vive un contexto sociopolítico "muy complejo" y ha advertido de que tomará "todas las medidas y acciones que sean necesarias" para mantener las instituciones y hacer frente al "motín".

Por su parte, el enviado especial para el Sahel de Estados Unidos, J. Peter Pham, ha indicado que Washington sigue "con inquietud la evolución de la situación" en Malí y ha trasladado que "Estados Unidos se opone a cualquier cambio de gobierno al margen de la Constitución, ya sea por quienes están en las calles o por las fuerzas de seguridad y defensa".

RECOMENDACIONES DE LAS EMBAJADAS

Así las cosas, la Embajada de Francia en Malí ha publicado un escueto mensaje en Twitter dirigido a sus ciudadanos. "Teniendo en cuenta las tensiones de las que se ha informado la mañana de este 18 de agosto en Kati y Bamako, se recomienda encarecidamente no salir de casa", reza el mensaje.

También la Embajada de España en el país ha recomendado a los españoles "evitar desplazamientos a la localidad de Kati y sus alrededores", además de recomendar "la máxima prudencia y evitar cualquier desplazamiento que no sea de extrema necesidad".

Por su parte, la Embajada de Noruega ha indicado en un mensaje dirigido a sus ciudadanos que "ha sido notificada de un motín en las Fuerzas Armadas y que hay tropas de camino a Bamako". "Los noruegos deberían mostrar cautela y preferiblemente permanecer en casa hasta que la situación esté clara", ha precisado.

CRISIS EN MALÍ

Los sucesos se producen en un momento en que el país del Sahel se encuentra sumido en una grave crisis política que viene a sumarse a la grave inseguridad ocasionada por las acciones de los grupos yihadistas, con las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico a la cabeza, pero también a la creciente violencia de carácter intercomunitario.

Un sector de la oposición, aglutinado en torno al influyente imán Mahmud Dicko, viene reclamando desde el pasado junio la dimisión del presidente, Ibrahim Boubacar Keita, a quien acusan de la situación actual del país, castigado también por una crisis económica a la que se ha sumado igualmente la pandemia de coronavirus.

El conocido como Movimiento 5 de Junio ha protagonizado multitudinarias manifestaciones en Bamako, la última de ellas el pasado 10 de julio que se saldó con más de una decena de muertos, pero no ha conseguido que Keita ceda a sus exigencias.

Este lunes, los líderes del movimiento opositor anunciaron una intensificación de sus acciones para lograr la renuncia del presidente, con un llamamiento a los malienses a sumarse a una campaña de desobediencia civil que está previsto que arranque este martes a las 18.00 horas en Bamako y otros lugares del país y que se mantendrá hasta el domingo. Entre los actos previstos, según los medios locales, figura una gran concentración el viernes al término de la oración.