AMP6.- Irlanda.- El Sinn Féin da la sorpresa en Irlanda y se impone a los dos partidos tradicionales

Publicado 10/02/2020 23:39:30CET
AMP6.- Irlanda.- El Sinn Féin da la sorpresa en Irlanda y se impone a los dos pa
AMP6.- Irlanda.- El Sinn Féin da la sorpresa en Irlanda y se impone a los dos pa - Yui Mok/PA Wire/dpa

El partido nacionalista de izquierda tendrá que negociar los apoyos para formar gobierno

DUBLÍN, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El partido Sinn Féin ha ganado las elecciones legislativas celebradas este sábado en Irlanda por un estrecho margen que le ha permitido imponerse a los dos partidos que tradicionalmente dominaban la política irlandesa, el Fine Gael y el Fiana Fáil.

En concreto, el Sinn Féin ha logrado bajo el liderazgo de Mary Lou McDonald un 24,53 por ciento de los votos, lo que por el momento ha supuesto 37 diputados, según los resultados parciales, mientras que el Fiana Fáil obtendría un 22,18 por ciento de votos (34 diputados) y el Fine Gael del primer ministro saliente, Leo Varadkar, logra un 20,86 por ciento de sufragios (33 diputados).

Por detrás quedan el Partido Verde (7,13 por ciento y 11 escaños), el Partido Laborista (4,38 por ciento y 6 escaños), el Partido Socialdemócrata (2,9 por ciento y 6 asientos) y Solidaridad-La Gente Por Delante de los Beneficios (2,63 por ciento y 5 representantes), según los resultados parciales con 153 de los 160 escaños ya asignados. El recuento ha terminado en 36 de las 39 circunscripciones electorales.

La presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, es un buen ejemplo del desempeño del partido en estos comicios, con una clara victoria en la circunscripción de Dublín Central, con 11.223 votos, un 35,7 por ciento, por delante del ministro de Finanzas, Paschal Donohe. También hay 15 independientes ya electos.

La encuesta a pie de urna publicada en la noche del sábado apuntaba a un triple empate entre Sinn Féin, Fine Gael y Fiana Fáil con un 22 por ciento de votos cada uno, pero los resultados oficiales indican que el Sinn Féin podría ser el vencedor de estos comicios con varios puntos porcentuales de ventaja frente al Fiana Fáil.

CONTACTOS PARA FORMAR GOBIERNO

McDonald ha anunciado la apertura de conversaciones con otras formaciones políticas con la intención de negociar la formación de gobierno y ha mencionado concretamente al Partido Verde, al Partido Socialdemócrata y a Solidaridad-La Gente Por Delante de los Beneficios, tres partidos minoritarios y de izquierda.

"También he dicho en otras ocasiones que hablaré y escucharé a todos. Pienso que es lo que hacen los adultos y es lo que demanda la democracia", ha apuntado McDonald en declaraciones a la prensa desde sede de la Royal Dublin Society en la capital irlandesa.

Busca con estos contactos explorar si sería posible la formación de gobierno y en ese sentido ha reprochado a los líderes de los dos partidos tradicionales --Leo Varadkar del Fine Gael y Micheál Martin del Fianna Fáil-- que rechacen hablar con el Sinn Féin.

McDonald ha reconocido que le ha sorprendido el incremento del apoyo al Sinn Féin y que deberían de haber presentado más candidatos. "Es una gran declaración de cambio. Ya no hay un sistema bipartidista. La gente quiere un tipo diferente de Gobierno", ha argumentado.

FIANA FÁIL ABRE LA PUERTA AL DIÁLOGO

Por su parte, el líder del Fianna Fáil, Micheál Martin, ha manifestado su disposición a negociar un posible gobierno con el Sinn Féin o con el Fine Gael y se ha reivindicado como "demócrata" que "escucha a la gente".

En campaña Martin ha descartado cualquier tipo de entendimiento con McDonald o con Varadkar. "Pienso que debemos dejar que las cosas se calmen", ha declarado a la televisión pública RTE. "Evaluaremos el recuento completo y las cifras totales de escaños", ha indicado sin descartar en ningún momento posibles coaliciones.

Como condición para un posible acuerdo ha evitado mencionar los problemas "morales" con el Sinn Féin planteados en campaña por la relación entre el partido de McDonald y la lucha armada del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en Irlanda del Norte y ha puesto el foco en cambio en el posible programa de gobierno. "Debe ser coherente, sostenible y realizable", ha remachado.

En cualquier caso ha reconocido un cambio político, "un panorama diferente, fragmentado en el que creo que va a ser muy difícil formar gobierno y espero que no haya un periodo de inestabilidad por delante".

UN MAL MATRIMONIO

Por su parte, el líder del partido Fine Gael y primer ministro saliente, Leo Varadkar, ha reiterado su rechazo a cualquier tipo de acuerdo con el Sinn Féin. "Un matrimonio forzado no resultaría en un buen gobierno", ha apuntado, y ha advertido de que podrían pasar "varios meses" antes de que concrete un nuevo gobierno.

Sobre un posible acuerdo con el partido que parece que ganará las elecciones, ha subrayado que el Fine Gael "no es compatible con el Sinn Féin. "Tenemos voluntad de diálogo con otros partidos para formar gobierno y dar a este país un gobierno que pueda pasar los próximos cinco años lidiando con los problemas que hemos tenido que enfrentar en los últimos años", ha afirmado.

"Por el momento", Varadkar descarta hablar con McDonald. "Entiendo que ha dicho que busca formar una coalición de izquierda que no incluye a Fianna Fáil ni Fine Gael. No sé si es posible por aritmética, así que van a pasar varias semanas hasta que estemos en posición de formar gobierno", ha apuntado.

REACCIÓN INTERNACIONAL

Una de las reacciones más esperadas al histórico vuelco electoral en Irlanda era la de Reino Unido con el Brexit recién materializado y con el conservador Boris Johnson como primer ministro.

Un portavoz de Johnson ha explicado que están siguiendo "cuidadosamente" los resultados de Irlanda, "por supuesto", y ha subrayado que "Reino Unido e Irlanda son vecinos y amigos cercanos y esperamos que podamos seguir colaborando".

"La estrecha relación entre Reino Unido e Irlanda seguirá sea cual sea el resultado de las elecciones", ha asegurado el portavoz de Johnson. En cualquier caso, diversos analistas subrayan que el triunfo del Sinn Féin, con su significativa presencia en Irlanda del Norte y su abierta defensa de la reunificación de la isla Irlanda, no es una buena noticia para Johnson.

Contador