Publicado 03/11/2020 23:16CET

AMP8.- Austria.- Al menos cuatro muertos en el atentado de Viena, obra de un islamista previamente condenado

El presunto autor del atentado era originario de Macedonia y habría jurado lealtad a Estado Islámico

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Al menos cuatro personas han muerto en Viena como consecuencia de un atentado reivindicado por Estado Islámico y perpetrado el lunes por la noche por un "terrorista islamista" que había sido condenado previamente por terrorismo en Austria, según ha informado el ministro del Interior de Austria, Karl Nehammer, en rueda de prensa.

Nehammer ha explicado que el presunto autor del atentado ha sido abatido a tiros por agentes de las fuerzas de seguridad austriacas y ha señalado que era "un simpatizante de Estado Islámico". Además, ha contado que no hay señales que apunten a la participación de más personas en el atentado, pero las autoridades no pueden descartar esa hipótesis por el momento.

El titular de Interior austriaco ha subrayado que las fuerzas de seguridad permanecerán en alerta hasta que los investigadores alcancen una conclusión definitiva sobre si el terrorista abatido actuó solo o no.

El concejal de Salud de Viena, Peter Hacker, ha elevado el balance de heridos hasta 23, que fueron atendidos en hospitales tras el ataque. Este número representa un herido más respecto al balance ofrecido durante la jornada, pero Hacker ha precisado que no todos los heridos fueron trasladados a centros sanitarios por los servicios de emergencia.

Se trata de 16 hombres y siete mujeres. Siete de ellos se encontraban en estado crítico por la mañana, pero ya han salido de ese estado.

Fuentes del Ministerio del Interior han confirmado a la agencia de noticias austriaca APA que se han realizado varios registros domiciliarios relacionados con "el autor" del ataque. La portavoz de la Fiscalía de Austria, Nina Bussek, ha precisado que 14 personas están siendo interrogadas en relación a lo ocurrido.

EL SOSPECHOSO, IDENTIFICADO

Posteriormente, desde el Ministerio del Interior se ha informado de que el sospechoso ha sido identificado como Kujtim F., un joven de 20 años originario de Macedonia del Norte y que también tenía la nacionalidad austriaca.

El atacante fue condenado a finales de abril de 2019 por pertenencia a una organización terrorista tras haber sido detenido por tratar de viajar a Siria para unirse a Estado Islámico y fue puesto en libertad condicional a principios de diciembre de ese año, según informa el diario 'Kronen'. De acuerdo con este periódico, Kujtim F. había jurado lealtad al nuevo líder de Estado Islámico poco antes de cometer el atentado.

A juicio de Nehammer, lo ocurrido con el joven es una "falla del sistema". "Hubo una liberación temprana de un hombre radicalizado", ha señalado, insistiendo en que "el perpetrador había logrado engañar al programa de desradicalización del poder judicial y lograr una liberación anticipada". Así, ha pedido actuar "de forma más clara y precisa" contra los terroristas.

El Ministerio del Interior de Macedonia del Norte ha confirmado que Austria ha solicitado información sobre el terrorista abatido, según informa la cadena de televisión local A1. "La Policía austriaca ha solicitado a través de Europol cooperación e información relevante para este caso y el sector de la cooperación policial internacional está respondiendo", ha señalado el departamento gubernamental macedonio.

Por su parte, la Policía de Suiza ha confirmado durante la jornada que dos personas han sido detenidas en la ciudad de Winterthur por su presunta relación con el atacante. Asimismo, ha resaltado que mantiene una coordinación "cercana" con las autoridades austriacas, según un comunicado publicado en su página web.

"El extremo sobre si hay una conexión entre los dos arrestados y el supuesto asesino es objeto de investigación", ha dicho, al tiempo que ha detallado que los detenidos son un joven de 18 años y otro de 24 y nacionalidad suiza.

UNIDAD

En un discurso televisado, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, ha condenado el atentado y ha hecho un llamamiento a la unidad de los austriacos frente al odio. "Nunca permitiremos que este odio gane terreno", ha dicho. "Tenemos que ser conscientes de que esto no es un conflicto entre cristianos o musulmanes ni entre austriacos y migrantes", ha señalado.

Kurz ha hecho hincapié en que el "enemigo" es el "terrorismo islamista", que "no solo quiere causar muerte y dolor sino que quiere dividir" la sociedad austriaca. El canciller ha prometido que Austria seguirá defendiendo la democracia, los derechos fundamentales y su estilo de vida liberal.

EL ATAQUE

El atentado en Viena tuvo lugar el lunes por la noche y se desarrolló en hasta seis puntos distintos del centro de la ciudad, dejando un primer balance de tres muertos y más una decena de heridos, seis de ellos de carácter grave. Este martes, las autoridades han confirmado la muerte de una mujer que estaba herida grave, con lo que el balance se ha elevado a cuatro víctimas mortales.

El portavoz de la Secretaría de Salud de Viena, Christoph Mierau, ha informado de que la situación del agente de Policía herido en el ataque, de 28 años, sigue siendo "crítica" aunque permanece "estable", tras recibir varios disparos mientras realizaba labores de vigilancia de una sinagoga de la capital.

Los hechos se produjeron hacia las 20.00 horas, cuando se registraron varios disparos en el área de Seitenstettengasse, aunque hubo otros cinco puntos distintos de la capital afectados por el atentado, que en un primer momento se pensó que tenía como objetivo una sinagoga situada en la zona, pero que estaba cerrada en ese momento.

Según ha contado el alcalde de la ciudad, Michael Ludwig, el sospechoso abatido estaba "muy bien preparado", como demuestra el fusil de asalto semiautomático, la pistola y el machete que llevaba cuando fue neutralizado. Sin embargo, ha puntualizado que el cinturón de explosivos que tenía era falso. Todo apunta a que el fusil que portaba era un AK-47, una de las armas más usadas por los terroristas en todo el mundo e ilegal en Austria.

Desde el Gobierno y la Policía austriaca se ha pedido a los ciudadanos que no difundan imágenes y fotografía de lo ocurrido, para no "confundir" ni "desinformar" a la población y se ha insistido también en que permanezcan en sus hogares para así facilitar la labor de las autoridades. El centro de la ciudad ha sido declarado 'zona roja' y ha sido sitiado por un millar de agentes de la Policía y el Ejército, ha informado el diario austriaco 'Der Standard'.

Así las cosas, el Gobierno austriaco ha decretado tres días de luto nacional, durante los que las banderas ondearán a media asta, y se ha convocado un minuto de silencio para este mediodía. En los colegios, está previsto que el minuto de silencio se guarde el miércoles en el arranque de la jornada lectiva.

En su comunicado, el Ejecutivo de Kurz ha tachado el atentado de "ataque a la libertad y la democracia" y ha prometido que hará todo lo posible para esclarecer lo sucedido. Asimismo, ha dejado claro que seguirá trabajando "junto con nuestros socios y amigos internacionales para luchar contra el terrorismo y el extremismo".