Publicado 17/07/2021 14:12CET

AMPL.- Clima.- Aumentan a 160 los fallecidos por las inundaciones en Alemania y Bélgica

17 July 2021, North Rhine-Westphalia, Euskirchen-Roitzheim: A destroyed car stands in a flooded street after heavy downpours engulfed parts of western Germany. Photo: Markus Klümper/Sauerlandreporter/dpa
17 July 2021, North Rhine-Westphalia, Euskirchen-Roitzheim: A destroyed car stands in a flooded street after heavy downpours engulfed parts of western Germany. Photo: Markus Klümper/Sauerlandreporter/dpa - Markus Klümper/Sauerlandreporte / DPA

BERLÍN, 17 Jul. (DPA/EP) -

Ya son al menos 160 los fallecidos confirmados por las inundaciones de esta semana en Alemania, que acapara la mayor parte de decesos, con 133, según las últimas estimaciones de este sábado, y Bélgica, cuyo último balance de hoy eleva los fallecidos a 27.

El último balance en Alemania tiene lugar tras la confirmación de otros 43 muertos más durante las últimas horas en el estadio de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste del país, mientras la Policía teme el hallazgo de nuevos fallecidos a lo largo de este sábado la zona de Ahrweiler, epicentro de la catástrofe en el estado de Renania-Palatinado.

La Policía alemana ha confirmado además otros 618 heridos, la mayoría en el valle de Ahr, donde las carreteras siguen bloqueadas y los puentes, destruidos.

Se espera que esta tarde haga acto de presencia en Renania del Norte-Westfalia el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, que después se unirá al primer ministro del estado, Armin Laschet, en una visita a Erftstadt, una de las localidades más afectadas.

El ministro del Interior del estado, Herbert Reul, ha dado por sentado que varias personas han muerto en ese lugar, pero matizó que la situación todavía no estaba clara. También está previsto que la canciller alemana, Angela Merkel, viaje a las zonas más afectadas de Renania-Palatinado.

Mientras, miles de trabajadores de rescate siguen buscando supervivientes sin descanso en la región de Eifel, donde las inundaciones arrasaron poblaciones enteras el jueves por la noche, y todavía hay decenas de desaparecidos.

En otros acontecimientos de las últimas horas, destaca la evacuación de los residentes de Ophoven, cerca de la frontera con Países Bajos, a la espera de que las autoridades evalúen los daños totales del dique en el río Rur, que fluye desde Alemania a través de Países Bajos y Bélgica.

El alcalde de Wassenberg, Marcel Maurer, especuló que el cierre de las compuertas en el lado holandés podría haber causado un aumento en el nivel del agua, en comentarios a la emisora WDR. Sin embargo, no hubo problemas durante la noche y los niveles del agua se mantuvieron estables, según funcionarios de Wassenberg.

Unas 700 personas se vieron afectadas por la medida que comenzó la noche del viernes, mientras las autoridades han advertido a los residentes de otros dos distritos cercanos que también podrían ser evacuados.

SITUACIÓN EN BÉLGICA

El temporal también está afectando a Bélgica, donde han fallecido al menos 27 personas, según comunicó este sábado el canal de televisión belga RTBF. En la región de Valonia, en el sur del país, unos 41.000 hogares se han quedado sin suministro eléctrico, por lo que las autoridades han anunciado la liberación de fondos de emergencia para ayudar a las poblaciones afectadas.

Las autoridades han alertado de que la "situación en la red de distribución eléctrica sigue siendo extremadamente complicada". Además, la movilidad se encuentra gravemente limitada, con los servicios de trenes y autobuses suspendidos.

Sobre el terreno, la situación sigue siendo muy complicada. Los niveles de las vías fluviales en Valonia han exhibido cierta tendencia a la baja este sábado por la mañana, aunque los umbrales de advertencia de inundaciones todavía se mantienen en algunos lugares, según el último informe de servicio público publicado alrededor de las 09.00.

Solo las localidades de Mehaigne, Meuse, Ourthe y Basse Lesse siguen en alerta de inundaciones. En cuanto a las operaciones de socorro, todavía continúan.

Este mismo viernes, el primer ministro belga, Alexander de Croo, ha declarado el 20 de julio como día de luto nacional en recuerdo a las víctimas de las inundaciones. Así, ha lamentado que espera un "empeoramiento" de las cifras y ha señalado que la situación "sigue siendo crítica" en muchas zonas del país.

Contador