Actualizado 15/07/2015 11:28:21 +00:00 CET

Ampliación: Policía registra la casa del ex presidente Collor por caso Petrobras

RÍO DE JANEIRO, 14 Jul. (Notimérica) -

   La Policía Federal  brasileña ha realizado este martes búsquedas en casas de varios políticos aforados citados en la Operación Lava Jato, entre ellos el senador y ex presidente brasileño Fernando Collor de Mello, que gobernó Brasil entre 1990 y 1992 y que ahora pertenece al Partido Trabalhista Brasileiro (PTB).

   Según ha informado la Policía, se están cumpliendo 53 mandatos del Tribunal Supremo Federal por delitos relacionados con corrupción, lavado de dinero, evasión de divisas, fraude en la licitación y organización criminal.

   Las acciones, que quieren evitar la destrucción de pruebas, se están llevando a cabo en el Distrito Federal (12) y en seis estados: Bahía (11), Pernambuco (8), Alagoas (7), Santa Catarina (5), Río de Janeiro (5) y São Paulo (5), con la participación de casi 250 policías.

   En el caso de Collor de Mello se han registrado sus casas en Brasilia y en el estado de Alagoas, así como la sede del canal TV Alagoas, filial de la TV Globo que pertenece a la familia del ex presidente -él es uno de los principal accionistas-- y que presuntamente se habría usado en el esquema corrupto que ha esquilmado a Petrobras en los últimos años.

   Otras personas involucradas en esta fase policial son el senador y presidente del partido Ciro Nogueira (Partido Progressita, PP) , el ex ministro y hoy senador Fernando Bezerra Coelho (Partido Socialista de Brasil, PSB), el actual consejero del Tribunal de Cuentas de los Municipios de Bahía, Mário Negromonte; el diputado del PP Eduardo da Fonte y el ex diputado del PP y actual secretario de Articulación Política en el estado de Roraima, João Pizzolati.

   Además de a estos políticos también se investiga al abogado Thiago Cedraz, hijo del ministro del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) Aroldo Cedraz, y a la empresa BR Distribuidora, una subsidiaria de Petrobras con sede en Río de Janeiro.

   La implicación de Collor viene después de los testimonios a la justicia del cambista Alberto Yousseff y del dueño de la empresa UTC, Ricardo Pessoa. Ambos citaron al ex presidente como beneficiario de la trama corrupta, ya que presuntamente habría recibido unos 20 millones de reales (6,4 millones de dólares) entre 2010 y 2012 para facilitar los negocios con BR Distribuidora.

   Según el diario 'Folha de São Paulo' los registros de la policía en Casa de Dinda, la mansión de Collor en Brasilia donde vivió los años en que fue presidente, han incluido también la incautación de tres coches de lujo: un Ferrari rojo, un Porsche negro y un Lamborghini plateado.

ACTUACIÓN "INVASIVA" SEGÚN COLLOR

   Los abogados de Collor han publicado un comunicado esta mañana en el que dicen que la búsqueda de pruebas en sus residencias de Brasilia y Maceió (Alagoas) ha sido "invasiva, arbitraria y flagrantemente innecesaria", ya que resalta que la investigación es conocida desde el año pasado y que el ex presidente nunca fue llamado para aclarar nada, a pesar de que él se puso a disposición de la policía para colaborar.

   "Medidas de este tipo buscan únicamente oprimir al destinatario, alimentar el clima de terror y persecución y con eso intimidar a futuros testigos (...) el Estado policial busca imponerse con menoscabo de las garantías individuales, ya sea del ex presidente, del senador de la República o de un simple ciudadano", critica el comunicado.

   Esta nueva fase de la Operación Lava Jato se diferencia de las otras en que implica a sospechosos con estatus privilegiado por su condición de diputados o senadores. Bautizada como 'Politeia', el nombre de la fase hace referencia al que el filósofo ateniense Platón dio a la ciudad en que las virtudes éticas imperaban sobre la corrupción.