La ANC de Venezuela despoja de la inmunidad parlamentaria a todos los diputados señalados por el TSJ

Publicado 15/05/2019 11:20:04CET
TWITTER

   MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

   La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela ha despojado de su inmunidad parlamentaria a otros cinco diputados, dejando así sin protección legal a los catorce legisladores que han sido señalados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por los sucesos del 30 de abril.

   En un primer momento, la Asamblea Constituyente ha actuado contra Carlos Paparoni y Miguel Pizarro, si bien posteriormente ha sumado a Freddy Superlano, Sergio de Jesús Vergara y Juan Andrés Mejía, los tres que tenía pendientes desde la semana pasada.

   Además, el presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, ha aclarado que en los casos de Franco Castella y Winston Flores, señalados igualmente por el TSJ, "no ejercían como titulares de curules", por lo que ya "carecían de inmunidad" parlamentaria.

   La semana pasada, el TSJ puso en el punto de mira a diez diputados, de los cuales siete perdieron la inmunidad parlamentaria, a la espera de que la Asamblea Constituyente actuara de la misma manera contra Superlano, Vergara y Mejía, los tres restantes.

   El martes, el alto tribunal cargó contra Paparoni, Pizarro, Casella y Flores, contra los que ya se ha pronunciado la Asamblea Constituyente, por lo que la institución 'chavista' ya no tiene más diputados a los que arrebatar su inmunidad parlamentaria.

   En todos los casos, el TSJ ha considerado que los legisladores opositores han visto "comprometida" su responsabilidad penal por la "comisión flagrante" de los delitos de traición, rebelión, usurpación de funciones, concierto para delinquir, instigación a la insurrección y al odio.

   De estos catorce diputados, Mariela Magalles y Américo de Grazia se han refugiado en la Embajadas de Italia en Caracas, mientras que Richard Blanco lo ha hecho en la de Argentina y Casella en la de México. Además, Luis Florido ha huido a Colombia.

   Además, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, fue detenido el pasado 9 de mayo. Su familia ha pedido en los últimos días una "fe de vida" debido a los "fuertes rumores" que circulan en redes sociales sobre su estado de salud.

   Por todo esto, el autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, ya había denunciado un "golpe al Parlamento". A ello hay que sumar la "toma militar" que sufrió el martes la Asamblea Nacional por la irrupción de uniformados, incluidos agentes de Inteligencia, que impidieron el acceso a diputados, trabajadores y periodistas.

   La Asamblea Nacional ha informado de que la sesión del martes, en la que tenía previsto abordar "la destrucción del poder adquisitivo del venezolano", las acciones judiciales contra diputados y la reincorporación de Venezuela a la Convención Americana de Derechos Humanos, se ha aplazado a este miércoles, aunque no ha precisado dónde tendrá lugar.

CRISIS POLÍTICA

   La crisis política en Venezuela empeoró el 10 de enero, cuando Nicolás Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

   En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres". Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos, incluido Colombia, y numerosos europeos, entre ellos España, le han reconocido.

   La situación se ha agravado a raíz del 30 de abril, cuando Guaidó y un liberado Leopoldo López capitanearon un alzamiento militar que, de acuerdo con la versión de Estados Unidos, se vio frustrado a causa de la intervención de Rusia y Cuba.

Para leer más