El aniversario de la tragedia de la Once se convierte en una protesta contra el Gobierno

Actualizado 22/02/2013 18:03:13 CET
REUTERS

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Familiares y amigos de las 51 víctimas mortales del accidente ferroviario ocurrido hace un año en Buenos Aires --conocido como la tragedia de la Once-- han guardado este viernes un minuto de silencio en el lugar donde se produjo el accidente en una ceremonia que ha terminado por convertirse en un acto contra el Gobierno para reclamar justicia para los fallecidos.

La justicia argentina investiga actualmente el accidente en el que el tren chocó contra el tope de la línea. Los exministros de Transporte argentino Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime están acusados de "administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública" y por poner en riesgo a la ciudadanía, además de altos cargos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte y el maquinista.

"Todavía de pie, así es como estamos. Reclamando por ese hecho terrible, trágico y doloroso de hace un año. Queremos justicia para todos los que quedamos y para los que ya no están", ha señalado el actor Rubén Stella, que se ha unido a los manifestantes.

El también intérprete Manuel Callau ha denunciado que "la tragedia no fue una fatalidad ni un accidente, sino un crimen social largamente anunciado", según han destacado medios de comunicación locales.

Por su parte, Paolo Menghini, padre de uno de los fallecidos, ha señalado que el Gobierno debe "asumir su responsabilidad" en la tragedia y ha rechazado los "mensajes de condolencias" de la presidenta argentina, Cristina Fernández. La mandataria aseguró el jueves sobre esta tragedia: "La vida es así, es alegría y tristeza, nos tocan momentos difíciles".

Los familiares han proferido gritos la presidenta, contra Schiavi y el ministro de Planificación, Julio de Vido. Estos dos últimos nombres han venido acompañados de los gritos de "corruptos" y "asesinos".

Al acto ha acudido Nora Cortiñas, de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, que ha señalado que no está de acuerdo con las declaraciones de la presidenta al intentar reducir la importancia de la tragedia.