Publicado 10/03/2020 20:10:51 +01:00CET

El antiguo emir de Kano (Nigeria) acepta su cese como parte de la "voluntad de Dios" y pide lealtad a su sucesor

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Muhammadu Sanusi II, cesado el lunes como emir de Kano por el gobierno regional, ha afirmado que acepta la pérdida del cargo como parte de la "voluntad de Dios" y ha pedido a la población que apoye a su sucesor y "proteja su integridad".

"Dios, en su infinita sabiduría, quiso que me convirtiera en emir de Kano el 8 de junio de 2014. He tenido buena salud durante los casi seis años en el trono. Pero Dios, que me dio el cargo, me lo ha retirado", ha dicho, en sus primeras declaraciones tras el cese.

En las mismas, ha sostenido que "estar en el trono tiene una fecha límite, y sólo Dios sabe cuándo se agotan tus días". "Te guste o no, debes irte. Los aceptamos y damos gracias a Dios", ha agregado.

Asimismo, ha dado las gracias a la población de Kano "por el amor y lealtad que ha mostrado" y ha hecho un llamamiento a la calma. "Pedimos que apoyen al nuevo emir, le muestren solidaridad y protejan su integridad", ha dicho. "Lo que Dios ha elegido es lo correcto", ha remachado.

Sanusi II fue cesado el lunes por "insubordinación", tras meses de tensiones con el gobernador del estado de Kano, Umar Ganduje. El emir de Kano es uno de los líderes tradicionales musulmanes más importantes del país africano.

El secretario del gobierno de Kano, Usman Alhaji, explicó que la decisión fue adoptada a causa de que Sanusi II se negó en reiteradas ocasiones a acudir a reuniones oficiales sin justificación, lo que describió como "una total insubordinación".

"El cese de Sanusi II ha sido ordenado para salvaguardar la santidad, cultura, tradición, religión y prestigio del Emirato de Kano, construidas hace más de mil años", dijo, antes de anunciar el nombramiento de Aminu Ado Bayero como nuevo emir.

Sanusi II, un antiguo gobernador del Banco Central de Nigeria, accedió al cargo en 2014 tras la muerte de Ado Bayero Dan Abdu Bayero --padre del nuevo emir--, quien ocupó el cargo desde 1963.

Durante su etapa al frente del Banco Central denunció supuestas prácticas corruptas en torno a la empresa estatal petrolera durante el Gobierno del entonces presidente, Goodluck Jonathan, quien le suspendió en el cargo y rechazó las acusaciones.

DISPUTAS CON EL GOBERNADOR

El ahora exemir había mantenido unas relaciones tensas desde la reelección de Ganduje en 2017, a la que se opuso durante la campaña electoral, y durante su mandato había sido crítico con algunas de las políticas de las autoridades nigerianas.

A causa de estas diferencias, Sanusi II había dejado de acudir a actos públicos y reuniones oficiales y se había negado también a comparecer ante un organismo que investigaba cargos de corrupción presentados contra él.

Las tensiones entre ambos llevaron a Ganduje, un alto cargo del gubernamental Congreso de Todos los Progresistas (APC), a dividir en cinco el Emirato de Kano y nombrar otros cuatro emires, con la intención de rebajar el poder y la autoridad de Sanusi II.

El antiguo emir se había posicionado en varias ocasiones contra una interpretación ultraconservadora del islam, concretamente en aspectos relativos a la educación de las niñas y la planificación familiar, entre otros asuntos.

El Emirato de Kano fue un estado musulmán creado en 1805 en el norte del país en el marco de una yihad liderada por Usman dan Fodio, al frente de miembros de la comunidad fulani, combates en los que se depuso al sultán hausa de Kano y se le reemplazó por un emir vasallo al califato de Sokoto.

Sin embargo, el Emirato fue perdiendo poderes durante el periodo colonial británico, que se extendió entre 1900 y 1914, fecha de la unificación del norte y el sur de Nigeria.

Este proceso continuó hasta la independencia del país en 1960 y desde ahí en adelante, quedando el emir como una figura tradicional con pocas competencias constitucionales, pero con una importante influencia.

Contador