Publicado 21/10/2021 17:03CET

Aoun defiende la necesidad de "acelerar la puesta en marcha de la cartilla de racionamiento" ante la crisis en Líbano

Un hombre sin techo en la capital de Líbano, Beirut, en el marco de la crisis económica en el país
Un hombre sin techo en la capital de Líbano, Beirut, en el marco de la crisis económica en el país - Marwan Naamani/dpa

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha defendido este jueves la necesidad de "acelerar la puesta en marcha de la cartilla de racionamiento" ante el ahondamiento de la crisis económica y el alza de los precios del combustible durante las últimas semanas, que han tenido un grave impacto sobre la población.

Aoun, que se ha reunido durante la jornada con el primer ministro, Nayib Mikati, para abordar la situación en el país, ha dicho que la cartilla de racionamiento es necesaria "ante el aumento de los precios del combustible y su impacto sobre los precios de los bienes y los alimentos".

La Presidencia ha desvelado que ambos han discutido además sobre "las visitas que realizan varios enviados internacionales" y "los avances en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI)" para intentar lograr un paquete de ayuda económica al país.

Asimismo, ha manifestado que también se han tratado "soluciones para hacer frente a la situación de los empleados del sector público ante las difíciles condiciones a nivel económico y financiero que atraviesa el país", tal y como ha recogido el portal libanés de noticias Naharnet.

Manifestantes cortaron el miércoles calles y carreteras en varios puntos del país para protestar contra un nuevo alza de los precios del combustible, que han sufrido un aumento constante durante las últimas semanas tras la retirada de los subsidios.

Aoun se ha reunido posteriormente con la coordinadora de Naciones Unidas para Líbano, Joanna Wronecka, a la que ha trasladado que "los preparativos están en marcha para iniciar las negociaciones con el FMI lo antes posible".

Por último, el mandatario libanés ha reiterado que "la investigación sobre el crimen de la explosión en el puerto de Beirut (en agosto de 2020, que dejó más de 200 muertos y enormes daños materiales) está en marcha para determinar las responsabilidades, según las normas legales aplicables".

Las tensiones en torno a las investigaciones marcaron un nuevo máximo el 14 de octubre, cuando al menos siete personas murieron en unos enfrentamientos en medio de una manifestación en Beirut para exigir la dimisión del juez que las encabeza, Tarek Bitar, en el marco de una campaña de críticas por parte de Hezbolá y AMAL contra él.

Este aumento de las tensiones ha puesto en riesgo la estabilidad del recientemente formado Gobierno libanés --que recibió la confianza del Parlamento el 20 de septiembre--, después de que Hezbolá, AMAL y el Movimiento Marada hayan amenazado con "suspender" su participación en el mismo si Bitar no es reemplazado por otro juez.

El malestar popular ha ido al alza durante los últimos meses debido al bloqueo de las investigaciones y los retrasos en la retirada de la inmunidad de los exministros y parlamentarios a los que el juez Bitar ha citado a declarar en el marco de las pesquisas, entre ellos Diab, quien dimitió tras las explosiones y siguió en el cargo en funciones hasta que se logró un acuerdo para formar el nuevo Gobierno en septiembre.