Publicado 17/07/2020 19:08CET

Aplazada la vista contra diez líderes separatistas anglófonos de Camerún por el uso del francés en el juicio

Camerún.- Aplazada la vista contra diez líderes separatistas anglófonos por el u
Camerún.- Aplazada la vista contra diez líderes separatistas anglófonos por el u - PRESIDENCIA DE CAMERÚN - Archivo

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Camerún ha aplazado hasta el 20 de agosto el juicio contra diez líderes separatistas anglófonos debido a los problemas derivados del uso del francés para los procedimientos, uno de los motivos del inicio en 2016 de unas protestas en las regiones de mayoría angloparlante que ha derivado en un conflicto en el país.

El Tribunal de Apelaciones de la Región Centro se ha visto forzado a aplazar los procedimientos contra Sisuku Ayuk Tebe, el presidente de la autoproclamada república de Ambazonia, y otros nueve acusados debido a problemas lingüísticos, según ha informado el diario 'Journal du Cameroun'.

Ayuk Tabe y el resto de acusados no se han levantado de sus asientos tras ser llamados por el juez, que hablaba en francés, motivo por el que los abogados han criticado al tribunal por juzgarles "en un idioma que no entienden". Finalmente, el juez ha aplazado la vista.

Los acusados están intentando revocar la condena a cadena perpetua dictada contra ellos por parte de un tribunal militar de Yaundé en agosto de 2019 tras declararles culpables de secesión y terrorismo, entre otros cargos.

La vista se ha celebrado días después días después de que Ayuk Tabe confirmara contactos entre separatistas encarcelados y el Gobierno de Camerún para lograr un acuerdo de alto el fuego, lo que fue desmentido por parte de Yaundé.

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de las regiones Noroeste y Suroeste, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.