Publicado 23/09/2019 14:35:26 +02:00CET

Argelia.- Arranca en Argelia el juicio contra el hermano de Buteflika y dos ex jefes de los servicios de Inteligencia

En el caso también está imputada la secretaria general del Partido de los Trabajadores

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El juicio contra Said Buteflika, hermano pequeño del expresidente Abdelaziz Buteflika, ha arrancado este lunes en un tribunal militar de la ciudad de Blida, en un caso en el que también están imputados dos antiguos jefes de los servicios secretos.

Buteflika fue detenido el 5 de mayo junto a Mohamed Medién, alias 'Tufik', Athmane Tartag, alias 'Bachir', por sospechas de "atentado contra la autoridad del Ejército" y "complot contra la autoridad del Estado".

Apenas unos días después fue detenida en el marco de este caso la secretaria general del opositor Partido de los Trabajadores (PT), Louise Hanune, tras comparecer como testigo ante este mismo tribunal.

El PT tildó de "deriva gravísima" la detención de Hanune y resaltó que "todos los argelinos saben que el PT ha luchado desde su fundación en 1990 (...) para lograr una democracia real".

Las autoridades han reforzado la seguridad en los alrededores del tribunal y han cerrado la calle que lleva al edificio, tal y como ha recogido el diario local 'Tout sur l'Algerie'.

Durante la jornada ha sido además detenido el exministro de Transportes y Obras Públicas Budyemá Talai por sospechas de abuso de poder y malversación, según ha informado la agencia estatal argelina de noticias, APS.

Desde la caída de Buteflika el 2 de abril han sido detenidos numerosos altos cargos, incluidos los ex primeros ministros Abdelmalek Sella y Ahmed Uyahia, por supuesta corrupción.

Sin embargo, esto no ha calmado a los manifestantes, que exigen el desmantelamiento de toda una élite gobernante arraigada durante décadas, un cambio hacia una mayor democracia y una represión contra la corrupción sistémica y el clientelismo.

En el centro de sus críticas están el presidente interno, Abdelkader Bensalá, y el primer ministro, Nurredín Bedui, ambos muy cercanos a Burteflika. El presidente interino ascendió al puesto tras su salida, mientras que Bedui fue nombrado primer ministro por el ahora exmandatario en medio del movimiento popular contra él.

Así, los manifestantes sostienen que no hay garantías de que las elecciones presidenciales, convocadas para el 12 de diciembre, vayan a ser libres y justas mientras las figuras del régimen de Buteflika continúen en posiciones de poder y dirigiendo el proceso de transición.