Argelia.- HRW denuncia la deportación por parte de Argelia de uno de sus responsables

Publicado 20/08/2019 5:17:15CET

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este martes la deportación de uno de sus responsables por parte de las autoridades argelinas, que le detuvieron durante 10 horas y confiscaron sus pasaportes.

Ahmen Benchemsi, director de comunicaciones y defensa de Oriente Próximo de HRW, visitó Argelia a principios de mes en nombre de la organización y aproximadamente una semana después fue detenido por la Policía del país cuando observaba una manifestación a favor de la democracia en el centro de Argel.

Según HRW, durante los días que estuvo detenido Benchemsi no pudo contactar con nadie y las autoridades argelinas confiscaron su teléfono móvil y su ordenador portátil. Además le pidieron que diera sus contraseñas para desbloquear ambos dispositivos, algo a lo que el responsable de la organización se negó.

"Ahmed Benchemsi estaba en Argel simplemente haciendo su trabajo y observando las condiciones de los Derechos Humanos", ha indicado el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth. "Su detención y maltrato arbitrarios envían un mensaje de que las autoridades no quieren que el mundo conozca las protestas masivas por la democracia en Argelia", ha subrayado.

La organización ha señalado que tras su detención el 9 de agosto y posterior liberación el mismo día, la Policía le citó para volver a comisaría cuatro días después para exigirle de nuevo las contraseñas para desbloquear sus dispositivos. Benchemsi volvió a negarse y recibió de nuevo una citación para regresar a la comisaría al día siguiente.

El 14 de agosto la Policía exigió de nuevo las contraseñas, esta vez de forma agresiva, según HRW. Benchemsi se volvió a negar y la Policía le hizo volver a la mañana siguiente para comparecer ante un fiscal. Tras horas de espera, la Policía le dio una segunda citación para comparecer el 18 de agosto, cuando le informaron de que sería deportado.

Benchemsi permaneció bajo custodia policial durante la noche y al día siguiente fue enviado a la ciudad marroquí de Casablanca, según la organización. Las autoridades de Argelia le devolvieron entonces su pasaporte, así como su teléfono móvil y su ordenador.

La organización ha señalado que la Policía privó en reiteradas ocasiones a Benchemsi de su capacidad de comunicarse con otros, incluido su abogado, y lo amenazó con violencia física, pero no fue maltratado físicamente.

"El maltrato de Benchemsi es un recordatorio aleccionador de los riesgos a los que se enfrentan cada día los defensores de los Derechos Humanos en Argelia que exponen y denuncian los abusos del Gobierno", ha aseverado Roth.