Publicado 16/02/2021 18:43CET

Argelia.- Miles de argelinos salen a la calle en el aniversario del inicio de las protestas que derrocaron a Buteflika

Manifestación en Argel contra el presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika
Manifestación en Argel contra el presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika - CONTACTO - Archivo

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas han salido este martes a las calles de la ciudad argelina de Kerrata para conmemorar el inicio de las protestas que hace dos años terminaron derrocando al entonces presidente del país, Abdelaziz Buteflika.

El llamamiento a esta marcha se había producido durante semanas y centenares de personas se reunieron este lunes y pasaron la noche coreando consignas contra la corrupción y en favor de la renovación del país y la salida del poder de personas relacionadas con el régimen anterior, de acuerdo al portal de noticias 'Tout sur l'Algerie'.

Los activistas del movimiento conocido como 'Hirak' solían protestar semanalmente desde la caída del Gobierno de Buteflika, pero habían interrumpido el pasado marzo la convocatoria de marchas por la pandemia del coronavirus.

El deseo de Buteflika de presentarse a un quinto mandato, pese a estar 'de facto' incapaz de gobernar tras un infarto cerebral en 2013, fue el detonante de las protestas que terminaron con su Gobierno.

No obstante, tras unas cuestionadas elecciones en 2019, fue sustituido al frente del Gobierno por un exprimer ministro suyo, Abdelmadjid Tebune, que además tiene 75 años y goza de una delicada salud, que le llevó a pasar dos meses hospitalizado en Alemania tras haberse contagiado de coronavirus, aunque este aseguró que viajaba para recibir "un protocolo terapéutico".

Tebune volvió el pasado viernes de su último viaje al país europeo en el que se operó con éxito del pie derecho y mantuvo reuniones el fin de semana con distintos partidos políticos para evaluar una disolución del Parlamento y el llamamiento a elecciones anticipadas, según 'TSA'.

La baja participación en el referéndum constitucional de noviembre -- apenas votaron un 23,7 por ciento de los argelinos-- mostró la desafección popular ante su nuevo Gobierno de una parte de la población, lo que ha dificultado la estabilidad del Ejecutivo.