Publicado 11/10/2021 15:11CET

Argelia.- Varias ONG denuncian los intentos del Gobierno de Argelia por disolver a los grupos de la sociedad civil

Archivo - 05 March 2021, Algeria, Algiers: Algerian demonstrators hold a national flag as they march during an anti-government protest as part of a renewed momentum to the mass demonstrations, commonly known as the Hirak Movement, that pushed long-time ru
Archivo - 05 March 2021, Algeria, Algiers: Algerian demonstrators hold a national flag as they march during an anti-government protest as part of a renewed momentum to the mass demonstrations, commonly known as the Hirak Movement, that pushed long-time ru - Farouk Batiche/dpa - Archivo

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Varias organizaciones de Derechos Humanos han denunciado este lunes los intentos de las autoridades argelinas por disolver Rassemblement Actions Jeunesse (RAJ), un "prominente" grupo de la sociedad civil del país, que este miércoles espera una sentencia condenatoria por sus actividades políticas.

Los líderes de RAJ han rechazado los cargos presentados por el Ministerio de Interior y han señalado que las acusaciones están motivadas por el apoyo que el grupo brinda al movimiento de protesta argelino Hirak, nacido en febrero de 2019 con el objetivo de renovar el sistema político del país.

"Buscar ilegalizar a una de las principales asociaciones de la sociedad civil por motivos espurios es otro intento de aplastar a los Hirak", ha acusado el director interino de Human Rights Watch (HRW) para Oriente Próximo y Norte de África, Eric Goldstein, quien denuncia a su vez "detenciones, redadas y juicios arbitrarios" contra este tipo de grupos.

Junto a HRW, Amnistía Internacional (AI), el Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo (CIHRS), la Federación Internacional de Derechos Humanos y el Grupo de Derechos MENA, han denunciado la "represión" de las fuerzas de seguridad argelina contra activistas, periodistas y simpatizantes de Hirak, grupo que ha encabezado las principales protestas de los últimos dos años.

La RAJ, creada en 1992 para "promover actividades culturales y valores de ciudadanía, no solo ha logrado movilizar desde entonces a amplias bases de la juventud argelina, sino que además nunca ha escondido sus simpatías por movimientos de apertura democrática, como Hirak, motivo por el cual, denuncia, el grupo y sus integrantes están siendo perseguidos".

Desde 2019, once de sus integrantes han sido detenidos y encarcelados, entre ellos su fundador, Hakim Addad, por delitos relacionados con supuestos ataques a "la integridad del territorio" y a la "soberanía nacional", al mismo tiempo que las autoridades prohibían algunas de sus actividades.

"Al apuntar a una organización juvenil que apoya a los Hirak, las autoridades buscan silenciar las voces independientes y pacíficas", ha lamentado la investigadora para asuntos del Magreb del CIHRS Nadège Lahmar, quien cree que la disolución de RAJ sería un golpe a la libertad sindical en Argelia.

El pasado 26 de mayo, el Ministerio del Interior presentó una denuncia contra RAJ en la que acusaba al grupo de llevar a cabo actividades "diferentes a aquellas para las que fue creado", algunas de ellas en colaboración con "fuerzas extranjeras" --AI y la Liga de Derechos Humanos de Túnez--, como "incitar a la ciudadanía a reunirse sin autorización" y "adoptar estrategias políticas para crear caos y perturbar el orden público".

"La acusación del Ministerio del Interior se basa en actividades públicas cotidianas, como foros, debates e iniciativas ciudadanas, junto a millones de argelinos para encontrar una salida unida y consensuada de la crisis", ha explicado a HRW el presidente de RAJ, Abdeluahab Fersaui.

"Las disposiciones legales utilizadas por las autoridades argelinas para solicitar la disolución de RAJ son incompatibles con el derecho a la libertad de asociación", dice HRW, que sostiene que las organizaciones "deben tener libertad para determinar sus estatutos y tomar decisiones sin interferencia del Estado".

Si bien algunos de estos activistas detenidos han sido ya absueltos tras pasar algún tiempo en prisión, HRW ha denunciado que las autoridades argelinas han estado utilizando desde 2018 las leyes "para reprimir el derecho a la libre asociación".

"La petición de las autoridades argelinas de disolver RAJ es una muestra alarmante de su determinación por seguir reprimiendo el activismo independiente y los derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica", ha puesto de relieve la directora adjunta de Oriente Próximo y Norte de África de AI, Amna Guellali, quien demanda una derogación de esta "represiva ley".

Contador