Argentina.-Argentina, Brasil y Venezuela inician ronda de reuniones para analizar la viabilidad de gasoducto continental

Actualizado 30/01/2006 23:33:20 CET

BUENOS AIRES, 30 Ene. (EP/AP) -

Técnicos de Argentina, Brasil y Venezuela iniciaron hoy en Buenos Aires la ronda de reuniones para analizar la viabilidad del proyecto de construcción de un gasoducto continental que unirá los tres países, con un costo estimado en 20.000 millones de dólares.

"Si resulta técnica y económicamente viable y hay voluntad política y de financiamiento por parte de los países interesados, el gasoducto podrá construirse", declaró a la prensa el ministro de Planificación argentino, Julio de Vido, tras un encuentro con los técnicos de los tres países.

El megaproyecto apunta a cubrir la creciente demanda regional de gas natural. Cuenta como principal impulsor al presidente de Venezuela Hugo Chávez y cuenta con la venia de su colega argentino, Néstor Kirchner, y del brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva.

Los técnicos se dividieron en seis comisiones que trabajarán en el análisis del mercado, esquemas tarifarios, tecnología, aspectos ambientales y financiamiento, entre otros aspectos.

En la reunión participan representantes del gobierno brasileño, de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y de la también pública Enargás, de Argentina,

De Vido explicó que el ducto tendrá una extensión de unos 12.000 kilómetros desde de Venezuela hasta Argentina, pasando por el nordeste de Brasil. Pero no se descarta extenderlo a Bolivia, Uruguay y Paraguay.

"NO ES UTÓPICO, ES ESTRATÉGICO"

Contra las voces opuestas al proyecto, fundamentalmente por sus altos costos, el funcionario argentino aseguró que "no es utópico, es estratégico, para que todos los países de la región que tengan gas lo puedan poner en valor en una red continental y venderlo en el momento, donde sea mejor pago y mejor aprovechado para el desarrollo de sus economías".

De todas maneras, De Vido reconoció que todo dependerá de los informes elaborados por las comisiones de trabajo.

Los técnicos de los tres países volverán a reunirse a fines de febrero en Río de Janeiro, Brasil, y los resultados serán analizados por los tres presidentes cuando se reúnan el 10 de marzo en la ciudad argentina de Mendoza.