Argentina.-Buenos Aires no denunciará al capitán y la tripulación, la mayoría españoles, del pesquero británico retenido

Actualizado 21/02/2006 15:45:50 CET

BUENOS AIRES, 21 Feb. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La mayor parte de la tripulación y el capitán del barco pesquero atrapado ayer cuando estaba faenando en la zona económica exclusiva del mar argentino son de origen español, informaron a Europa Press fuentes de la Prefectura Naval Argentina.

El capitán del barco John Cheek, que navegaba ayer con la bandera de las Islas Malvinas, fue identificado como Jaime Cortizo Riva, y 16 integrantes de la tripulación también son españoles. Los otros 15 marineros restantes son peruanos y chilenos.

El prefecto principal Eduardo Coutiño, jefe de operaciones de la Prefectura Naval en Comodorio Rivadavia, informó a Europa Press que no se abrirán actuaciones judiciales contra el capitán del barco y los miembros de su tripulaciión.

"Son actuaciones administrativas. No se inicia un expediente judicial porque no hubo resistencia a la autoridad. El capitán del barco colaboró en todo momento con el personal de Prefectura", explicó Coutiño.

El capitán del John Cheek se entregó sin resistencia ante la llamada radial de advertencia del guardacostas Fique, a las 6.10 de ayer, a 198 millas náuticas al sudeste de Comodoro Rivadavia.

Cortizo Riva permitió que personal de la Prefectura Naval revisara las instalaciones del barco, donde se encontraon 100 toneladas de merzula y calamar, entre otras especies, que ahora serán decomisadas por las autoridades argentinas.

Después de que se le notificó al capitán del barco que estaba en infracción por estar pescando en una zona económica exclusiva del mar argentino, se le ordenó que se dirigiera hacia el puerto de Comodoro Rivadavia, donde arribará esta tarde.

Según los datos y la documentación encontrados en el buque, el barco pesquero zarpó desde Montevideo el 24 de enero pasado y desde allí se dirigió a la zona de pesca en el sur del Atlántico.

Tras la llegada del barco al puerto de Comodoro Rivadavia, las actuaciones iniciadas por la Prefectura Naval pasan a la órbita de la Subsecretaria de Pesca de la Nación, que es el organismo encargado de continuar con el sumario administrativo y fijar la multa que deberá pagar la compañía propietaria del barco.

Este es el primer incidente que se produce con un barco que tiene la insignia de la Islas Malvinas, desde la guerra por la soberanía del archipiélago entre Argentina y Gran Bretaña, en 1982.