Publicado 28/12/2019 02:04CET

Argentina.-La Cámara de Diputados argentina congela las dietas de los legisladores por el plan de "emergencia económica"

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández
El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández - Susana Gil/NOTIMEX/dpa - Archivo

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Diputados de Argentina ha aprobado este viernes una resolución que suspende el aumento en las dietas de los legisladores para los próximos seis meses en el marco del plan de "emergencia económica" del presidente del país, Alberto Fernández.

En concreto, la resolución, firmada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, frena "los incrementos de cualquier carácter sobre la remuneración mensual de las señoras diputadas y señores diputados, autoridades superiores y personal político de la Cámara de Diputados de la Nación", según ha recogido la agencia estatal argentina de noticias, Télam.

Además, la resolución argumenta que resulta "imprescindible transitar el camino de la austeridad en la función pública, guiados por la ética de la solidaridad y promoviendo políticas acordes a la realidad". No obstante, la medida no afecta a los empleados en planta permanente del Congreso.

La Cámara de Senadores, que preside Cristina Fernández de Kirchner, también prevé aprobar una medida similar. Según la Secretaría Parlamentaria, la esperan "en las próximas horas".

El último aumento de las dietas de los legisladores argentinos fue en septiembre de 2019, según ha recordado el rotativo argentino 'Clarín'. Establecía un 10 por ciento de aumento para noviembre, un 10 por ciento para diciembre y otro 10 por ciento para enero. Es este último incremento el que quedaría congelado con las dos resoluciones.

El plan de "emergencia económica" de Fernández busca mantener el equilibrio fiscal para garantizar el pago futuro de la deuda pública --actualmente bajo renegociación-- y, a la vez, expandir el gasto social para impulsar la economía.

Argentina atraviesa una prolongada recesión, una inflación superior al 50 por ciento interanual y una pobreza cercana al 40 por ciento, al mismo tiempo en que se ve presionada para pagar vencimientos de deuda cercanos a 100.000 millones de dólares.