Publicado 18/09/2021 22:21CET

Argentina.- El canciller argentino renuncia y no asiste a la cumbre de la CELAC tras conocer su cese

Archivo - El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, el día de la reunión con el presidente del Gobierno, en el Complejo de la Moncloa, a 11 de mayo de 2021, en Madrid (España). La visita se produje después de que el Gobierno enviara la semana pas
Archivo - El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, el día de la reunión con el presidente del Gobierno, en el Complejo de la Moncloa, a 11 de mayo de 2021, en Madrid (España). La visita se produje después de que el Gobierno enviara la semana pas - C. de Luca. POOL - Archivo

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Relaciones Exteriores argentino, Felipe Solá, ha presentado su renuncia desde México, donde se encuentra para participar en la Cumbre de la Comunidad de los Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y ha decidido no participar en el encuentro tras conocer su cese en el marco de la crisis de gobierno anunciada por el presidente Alberto Fernández.

"Tengo el deber de dirigirme a usted a fin de elevarle mi renuncia al cargo de ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto con el que me honrara oportunamente", explica en una misiva a la que ha tenido acceso la agencia de noticias rusa Sputnik.

En la nota, dirigida por vía diplomática al presidente, Alberto Fernández, el canciller agradece la confianza del gobernante por el cargo que representó desde diciembre de 2019, cuando asumió la actual gestión.

Solá partió desde Buenos Aires rumbo a México y se enteró de su cese durante su escala en El Salvador. Horas antes de intervenir en la CELAC, Solá presentó su dimisión y ahora espera un vuelo que saldrá desde Ciudad de México para regresar a Buenos Aires.

Argentina estuvo representada por el subsecretario de Asuntos de América Latina, Juan Carlos Valle Raleigh, quien debió tomar la palabra y brindar el discurso que tenía que dar el canciller saliente.

La ausencia de Solá en la cumbre de la CELAC, junto a la de Fernández, es un mazazo a las aspiraciones del Gobierno de obtener la presidencia pro tempore del organismo en 2022.

Contador