Actualizado 22/12/2006 23:22:35 +00:00 CET

Argentina.- El ejército argentino retira a un hijo del ex dictador Jorge Videla que rechazó un discurso de Kirchner

BUENOS AIRES, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El jefe del ejército decidió retirar a un coronel hijo del ex dictador Jorge Rafael Videla, quien en un acto encabezado por el presidente Néstor Kirchner mostró su rechazo al discurso del mandatario sobre los crímenes cometidos por las fuerzas armadas durante la dictadura, informó el viernes la prensa local.

Según el diario 'Clarín' la baja del coronel Videla fue decidida por el titular del ejército, Roberto Bendini, en el marco de una reestructuración de los mandos decidida después de que el Senado aprobara el ascenso de más de un centenar de oficiales de las tres fuerzas.

El episodio que habría motivado la salida del hijo de Videla se produjo el 29 de mayo cuando, durante la conmemoración del Día del Ejército, Kirchner se dirigió a los militares y los increpó: "No les tengo miedo".

Varios le dieron la espalda, entre ellos Rafael Patricio Videla, quien dejó su lugar cuando Kirchner mencionó a su padre y a los dictadores Roberto Viola, Leopoldo Galtieri y Reynaldo Bignone como "aquellos que asesinaron a sus hermanos".

El coronel Videla, de 53 años de edad adujo más tarde que había salido de la sala a fumar un cigarrillo.

Portavoces del Ministerio de Defensa citados por Clarín aseguraron, sin embargo, que el pase a retiro del hijo de Videla "está dentro de la normalidad".

Estaba en su quinto año como coronel y "no tenía una actuación destacada como para ascender. A esa altura muchos coroneles saben que su carrera termina ahí", reprodujo el matutino sin especificar su fuente.

Videla, de 81 años, cumple actualmente arresto domiciliario por dos causas judiciales. La primera está referida a los crímenes cometidos en el marco del Plan Cóndor de coordinación entre las dictaduras del Cono Sur para exterminar a los enemigos políticos. La otra está relacionada con el robo de hijos de desaparecidos.

En el juicio contra las juntas militares de 1985, Videla fue sentenciado a cadena perpetua, pero recuperó la libertad en 1990 merced a un indulto del entonces presidente Carlos Menem.

La Corte Suprema tiene pendiente pronunciarse sobre la validez de los indultos que eximieron de la prisión a los represores.

Según los organismos de derechos humanos, 30.000 personas desaparecieron durante la llamada "guerra sucia", aunque las investigaciones oficiales sólo han comprobado 13.000 casos.