Actualizado 27/12/2006 20:10:29 +00:00 CET

Argentina.- El Estado se presenta como acusación en la investigación de la explosión de un arsenal del ejército en 1995

BUENOS AIRES, 27 Dic. (EP/AP) -

El Estado argentino se presentó como acusación en la investigación judicial por la voladura presuntamente deliberada de un arsenal del ejército en 1995, a fin de evitar que sus responsables queden impunes, anunció hoy la ministra de Defensa, Nilda Garré.

"Hemos hecho llegar el escrito de presentación en el juzgado federal, para ser tenidos por parte. Vamos a seguir actuando, lo más activamente que podamos, para evitar que se concrete un hecho de impunidad en la Argentina", dijo la ministra, al abandonar una ceremonia castrense.

Tanto el presidente de Argentina, Néstor Kirchner como la ministra calificaron la semana pasada de "escandaloso" un fallo judicial, que sobreseyó a seis militares acusados de haber provocado deliberadamente la explosión que destruyó el 3 de noviembre de 1995 buena parte de un arsenal en la ciudad de Río Tercero, en la provincia de Córdoba.

El tremendo estallido sacudió a la tranquila ciudad provinciana y destruyó también numerosas viviendas cercanas. Siete personas murieron y más de 300 recibieron heridas de distinta consideración. Además, los daños materiales fueron cuantiosos.

La resolución del juez federal de Córdoba Diego Estévez, desestimó un informe de cuatro expertos en explosivos de la Gendarmería Nacional, que habían dictaminado que no se trató de un accidente, sino de una acto provocado intencionalmente. Su propósito habría sido borrar evidencias de una operación clandestina realizada durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem (1989-99).

Se trata de la venta ilegal de armamento a Croacia y Ecuador, una operación por la que Menem estuvo siete meses bajo arresto domiciliario en 2000, un año después de dejar el Gobierno. El fallo fue apelado y el juez Estévez ya ha sido acusado por mal desempeño ante el Consejo de la Magistratura.

La venta de armas a Croacia y Ecuador, a comienzos de 1995, con documentación fraguada que hacía aparecer la operación como destinada a Panamá y Venezuela, se realizó con material bélico procedente de diversas unidades del ejército, que fueron enviados al arsenal de Río Tercero.

Allí fueron limados los números reglamentarios de serie para encubrir la procedencia.

Las armas destinadas a Croacia, cuando estaba en vigor un embargo dispuesto por las Naciones Unidas, llegaron en camiones militares al puerto de Buenos Aires, donde las aguardaban barcos que las trasladaron a su destino.

El armamento vendido a Ecuador, en pleno conflicto fronterizo con Perú, fue enviado a Guayaquil en aviones que partieron del aeropuerto internacional de Ezeiza.

La venta de armas a Ecuador provocó un escándalo, ya que Argentina es uno de los cuatro países garantes del acuerdo de paz que ese país firmó con Perú en 1942.

La ministra Garré declaró este lunes que el episodio del arsenal de Río Tercero "es el más monstruoso de la década de los 90, incluso por encima del atentado contra (la mutual judía) AMIA en 1994", que dejó 85 muertos y 200 heridos.

"A mi juicio es un hecho que supera el caso AMIA, no en cantidad de muertos, pero sí en cuanto a lo inconcebible de que funcionarios del Estado hicieran una voladura intencional de un polvorín", dijo la ministra.