Argentina.- El ex ministro Lavagna dice que el conflicto de las plantas de celulosa debe ser tratado "con seriedad"

Actualizado 24/01/2006 20:18:00 CET

BUENOS AIRES, 24 Ene. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El ex ministro argentina de Economía Roberto Lavagna afirmó que el conflicto por la instalación de plantas productoras de celulosa en Uruguay debe ser tratado con "seriedad" y agregó que no deben mezclarse cuestiones electorales.

Lavagna señaló que la conflictiva cuestión "no puede mezclarse con cuestiones electorales, tal como ocurrió en Entre Ríos. Ahora el tema se descontroló y hay que volver a tratarlo con la seriedad que requiere".

En un comunicado publicado hoy por el diario 'Clarín', el ex ministro dijo que "los estudios deben ser hechos por Argentina y Uruguay en forma conjunta con expertos internacionales independientes y visitando junto con representantes de las ONG, plantas existentes en el mundo".

La instalación de las plantas en la ciudad uruguaya de Fray Bentos ha provocado reiteradas protestas como el corte del puente internacional que une esa localidad con la ciudad argentina de Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos, cuyo gobernador, Jorge Busti, se ha puesto a la cabeza de las protestas.

"Las cuestiones de Estado, estratégicas -y el tema de las relaciones con Uruguay y la protección del medio ambiente lo son- no pueden mezclarse con cuestiones electorales", agregó el ex ministro, que renunció a su cargo el año pasado, luego de haber liderado la reestructuración de la deuda argentina.

Lavagna insistió en que se deben realizar estudios de impacto ambiental "sin depender de la ayuda de los organismos de crédito internacionales que han demostrado ser superficiales y, por ende, no serios".

El Gobierno argentino cuestionó un documento realizado por el Banco Mundial, que señalaba que no había peligro de contaminación por la instalación de las plantas.

En una carta dirigida a Paul Wolfowitz, titular del Banco Mundial, el ministros de Exteriores, Jorge Taiana, señalaba que "el documento no analiza métodos de producción libres de cloro y carece de indicaciones para prevenir la contaminación con efluentes líquidos y emisiones gaseosas (...), ni crea adecuados sistemas de control de las contingencias que puedan suscitarse, que son frecuentes en esta industria".