Actualizado 14/06/2013 04:34 CET

Argentina.- Fernández de Kirchner dice que siente "mucha bronca e impotencia" por el accidente ferroviario

BUENOS AIRES, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha confesado que siente "mucha bronca e impotencia" por el accidente ferroviario que se ha producido este jueves en la localidad de Castelar, ubicada en el cono urbano de Buenos Aires, porque el Gobierno ha hecho una gran inversión en este sector.

"Siento bronca e impotencia, porque la verdad es que estamos poniéndole todo en inversión, tiempo y recursos humanos", ha dicho en un acto gubernamental celebrado en el Museo Bicentenario.

Fernández de Kirchner ha expresado su "solidaridad" y "acompañamiento" a las víctimas y sus familias. "Estas cosas nos duelen a todos los argentinos", ha aseverado, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Télam.

"A los que hoy están pasando un momento difícil como es la pérdida de un ser querido, que es irreparable, les mando amor, cariño, corazón, porque sé lo que están sintiendo", ha añadido.

El siniestro se ha producido a las 19.00 horas del jueves (medianoche del viernes en España), cuando el tren 3727, chapa 1, ha embestido a unos 62 kilómetros por hora al tren 3725, chapa 19, que se encontraba parado en la vía en el mismos sentido. Los dos estaban llenos de pasajeros.

Como consecuencia de ello, tres personas han muerto y 315 han resultado heridas, de las cuales, 283 han recibido atención médica y 32 siguen hospitalizados, nueve de ellos en estado grave, según el Ministerio de Salud de Buenos Aires.

Las autoridades se centran ahora en investigar las causas, para lo cual han visitado la zona el fiscal Sebastián Basso y el juez federal Jorge Rodríguez, que han ordenado como primera medida requisar las grabaciones de las cámaras de seguridad.

El delegado sindical de la línea Mitre y Sarmiento Daniel Ferrari ha aseverado, en declaraciones a la prensa argentina, que el chapa 1 "tenía problemas de frenos" y que por ello "estuvo parado hace seis meses".

En respuesta, la Unidad de Gestión Operativa de las líneas Mitre y Sarmiento (UGOMS)ha dicho en un comunicado que el conductor del chapa 1 no respetó tres señales de "peligro" y ha negado que el tren tuviera problemas de frenos.

En la misma línea, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, ha explicado que el chapa 1 "tenía frenos nuevos" porque "había sido totalmente reparado" junto a otros once trenes, por lo que ha solicitado "cautela" y "responsabilidad".

De momento, las autoridades argentinas han detenido a cuatro personas --dos maquinistas y dos de sus acompañantes-- por el choque de estos dos trenes como sospechosas de un delito de "estrago doloso seguido de muerte".