Publicado 22/09/2021 01:30CET

Argentina.- Fernández lamenta ante la ONU que Argentina está sometida a "un endeudamiento tóxico e irresponsable"

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, durante su intervención telemática en la Asamblea General de Naciones Unidas
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, durante su intervención telemática en la Asamblea General de Naciones Unidas - UN PHOTO/EVAN SCHNEIDER

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha comparecido en la Asamblea General de las Naciones Unidas y ha lamentado que su país "ha sido sometido a un endeudamiento tóxico e irresponsable con el Fondo Monetario Internacional (FMI)" respecto a la deuda externa.

Así, el mandatario argentino ha tildado esta situación como un "deudicidio" pues "los recursos aprobados por el FMI" han sido en torno a 57.000 millones de dólares --más de 48.600 millones de euros--, una cantidad "equivalente a todo lo que el organismo desembolsó en el año de la pandemia a 85 países del mundo".

"Nos dieron en un año prácticamente la misma suma de todo lo que le dieron en el año de la pandemia a 85 países del mundo", ha resumido el presidente, quien ha lamentado que "no hay racionalidad técnica, lógica ética ni sensibilidad política que pueda justificar semejante aberración".

En esta línea, Fernández ha catalogado como "lo más grave" el hecho de que "gran parte de esos recursos suministrados a Argentina han sido fugados del país por una apertura irresponsable de la cuenta de capital".

El presidente ha recordado los principios de sostenibilidad de la deuda debatidos y acordados por Naciones Unidas en una resolución del año 2015 y, es por esto que, ha dado su visto bueno a la idea de "impulsar un acuerdo multilateral inclusivo" que sea capaz de abordar las cuestiones relativas a la reestructuración de las deudas.

En por esto que considera "valiosa" la prórroga de la Iniciativa de Suspensión de Servicios de Deuda promovida por el G-20, pero cree que "es una medida provisional e insuficiente, que no aborda a fondo la cuestión sobre el alivio y la reestructuración de la insostenibilidad de las deudas".

"Alentamos la ampliación del nuevo Marco Común para el Tratamiento de la Deuda del G-20 a países de ingresos medios con vulnerabilidades", ha remarcado, a la par que ha propuesto que la calificación del riesgo en los créditos internacionales, que hoy en día está "en manos de pocas agencias privadas", sea parte de la agenda de reforma de la Arquitectura Financiera Internacional.

TRIPLE PANDEMIA EN ARGENTINA

Por otro lado, Fernández ha remarcado que Argentina se enfrenta a "una triple pandemia" formada por el cambio climático, el coronavirus y la "inequidad global". "La pandemia ha mostrado la globalización de las injusticias y, al mismo tiempo, la vulnerabilidad que va más allá de las fronteras", ha añadido.

Respecto a la pandemia derivada de la COVID-19, el líder argentino ha pedido que las vacunas sean consideradas como "bienes públicos globales" en vistas del despertar de la "codicia, el reproche y la lentitud para ofrecer respuestas solidarias a problemas globales" que ha supuesto la crisis sanitaria.

"Argentina celebra las propuestas en materia de patentes en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con el objeto de contribuir a promover la producción, competencia y desarrollo local de las vacunas", ha añadido el mandatario ante la Asamblea General.

Pero además, Fernández ha apuntado que la crisis de la COVID-19 también ha supuesto una "crisis de Derechos Humanos", pues se ha "agudizado la violencia contra las mujeres", se ha "intensificado la estigmatización" de migrantes, afroamericanos, minorías étnicas y homosexuales así como a los indígenas.

Con la vista fijada en la crisis climática, el mandatario ha reiterado el compromiso "pleno" con el Acuerdo de París basado en una transición hacia las economías renovables, las tecnologías limpias y la erradicación de la deforestación ilegal.

Finalmente, ha reivindicado el derecho de Argentina a la soberanía de Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y todos los espacios marítimos circundantes a estos territorios, bajo el dominio británico desde hace casi 190 años.

Contador