Hallan un supuesto refugio para dirigentes nazis en el norte de Argentina

Actualizado 23/03/2015 10:33:23 CET

BUENOS AIRES, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Buenos Aires ha descubierto unas construcciones que podrían haber sido levantadas para albergar a dirigentes nazis huidos tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Las edificaciones están en una zona selvática de la provincia argentina de Misiones, en el norte del país.

   "Aparentemente, a mitad de la Segunda Guerra Mundial (...) la aeronáutica nazi generó un proyecto secreto de construcción de refugios para que los más altos jerarcas nazis pudieran esconderse tras una derrota, sitios inaccesibles, en medio del desierto, en una montaña, en un acantilado o en el medio de una selva como esta", explicado el jefe de los investigadores, Daniel Schávelzon, en declaraciones al diario argentino 'Clarín'.

   Schávelzon ha destacado que el lugar "tiene la virtud de que permite estar en Paraguay en menos de diez minutos, es un sitio defendible, un sitio protegido, un sitio inaccesible, un sitio donde vivir tranquilos, un sitio de refugio". "Creo que lo que encontramos es un sitio de refugio para la jerarquía nazi", ha apostillado, aunque con el matiz de que no es una conclusión definitiva.

   En el complejo hay tres edificios, uno destinado a vivienda, otro pensado como depósito y un tercero, que hasta ahora había permanecido semioculto, preparado para ser un puesto de vigilancia. Las construcciones tienen una amplia vista panorámica y muros de hasta tres metros de espesor.

   Los investigadores han hallado varios objetos que indican que los edificios fueron construidos hacia la primera mitad de la década de 1940. Entre los hallazgos más trascendentes se cuentan monedas alemanas de entre 1938 y 1944 y porcelana alemana de aproximadamente esos mismos años.

   El equipo cree que en realidad estas instalaciones no fueron utilizadas puesto que los prófugos nazis se dieron cuenta de que podían vivir sin mayor problema en las ciudades argentinas, sin esconderse.

   Estas edificaciones son "costosas" y ajenas a la vida local, levantadas empleando "materiales que no son los de la arquitectura típica", según Schávelzon, por lo que la hipótesis de la implicación nazi cobra fuerza.

   El lugar se encuentra a unos 6 kilómetros en coche de la ciudad de San Ignacio, donde viven más de 7.000 personas, hasta la entrada del parque natural Teyú Cuaré. Desde allí hay que caminar 20 minutos por empinados senderos.