Actualizado 11/03/2011 06:42 CET

Argentina.- La Justicia argentina cierra el caso del avión militar estadounidense

BUENOS AIRES, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El juez Marcelo Aguinsky ha cerrado la causa abierta por el material no declarado que un avión militar estadounidense pretendía introducir en territorio argentino, al considerar que no existe delito alguno, tras recibir el informe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El magistrado ha fundamentado su decisión en la declaración de 21 testigos y en "las medidas de prueba ordenadas" durante la instrucción. Por su parte, una fuente de la investigación, citada por la agencia Télam, ha ratificado que "todos los elementos reunidos conducían al cierre de la pesquisa".

Sin embargo, esta medida no equivale a la clausura total del caso, ya que las discrepancias entre el material declarado y el existente para introducir al país constituye una violación de las normas aduaneras, enmarcada en el ámbito administrativo, donde se podrían aplicar sanciones se multa, decomiso o destrucción de la carga.

En su informe, la AFIP confirma la existencia de "inexactitudes entre la mercancía presentada por las autoridades militares de Estados Unidos y la declarada en la Solicitud de Admisión Temporal presentada a instancias de la Embajada estadounidense".

Así, constata que entre el material transportado había "armas, equipos de comunicación y medicamentos y psicotrópicos", algunos de ellos caducados. En el caso de las armas, concreta que son de tipo automático, como las usadas en el Golfo y Afganistán, prohibidas para el uso de particulares en Argentina, por lo que "su ingreso irregular podría haber ocasionado que quedaran en el mercado ilegal".

En referencia a los equipos de comunicación, descritos como "sensibles", la AFIP insta al juez a investigar "cuál sería su uso potencial, sus funciones principales y accesorias o complementarias, si las tuvieran", así como el motivo por el que no se habían declarado.

El incidente, ocurrido el pasado 10 de febrero, ha tensado las relaciones bilaterales, ya que Argentina lo considera un intento de introducir mercancía en su territorio de forma ilegal, mientras que Estados Unidos alega que ese material estaba destinado a un programa de entrenamiento de las fuerzas de seguridad locales, que ya se había llevado a cabo en ocasiones anteriores.