Argentina.- Kirchner asegura que Argentina seguirá reclamando la soberanía de las Islas Malvinas

Actualizado 30/09/2006 4:48:00 CET

BUENOS AIRES, 30 Sep. (EP/AP) -

El presidente argentino, Néstor Kirchner, advirtió el viernes que su Gobierno seguirá reclamando la soberanía sobre las Islas Malvinas, por las que el país fue a la guerra contra Gran Bretaña en 1982.

"El Gobierno no claudica, el Gobierno no se agacha vaya adonde vaya. Las Malvinas son argentinas acá y en todo el mundo", aseguró el mandatario durante un acto en la cordillerana provincia de Neuquén tras inaugurar un monumento en homenaje a los soldados muertos durante la guerra por el archipiélago en el Atlántico Sur.

En junio, los países integrantes del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas recomendaron el jueves a Argentina y el Reino Unido reanudar las negociaciones a fin de resolver pacíficamente la disputa por las islas, que data de 1833, cuando los británicos las ocuparon por la fuerza, que tuvo su peor momento en 1982, cuando el entonces gobierno de facto argentino intentó recuperarlas militarmente.

Ambos países reanudaron relaciones diplomáticas en 1990 pero acordaron colocar "bajo un paraguas" la disputa sobre soberanía, que el Gobierno de Londres rehúsa considerar sin la anuencia de los habitantes de las islas, de origen británico. Pero Argentina se ha negado a reconocer a los isleños el derecho de autodeterminación.

En su exposición ante la última Asamblea General de la ONU, Kirchner reiteró el reclamo de soberanía y acusó a Gran Bretaña de hacer caso omiso las resoluciones de este organismo en torno a la reanudación de las negociaciones.

El 2 de abril de 1982, el entonces gobierno militar argentino ocupó las islas por la fuerza alegando que Gran Bretaña dilataba las negociaciones. La ocupación desató una guerra de 74 días en la que murieron 649 combatientes argentinos y 272 británicos.

"Yo me siento orgulloso de la causa de Malvinas, de los combatientes de Malvinas y mi respeto eterno a los caídos y familiares de Malvinas", reiteró Kirchner.