Publicado 27/04/2015 19:02CET

Macri prepara la carrera hacia la Casa Rosada tras la victoria del PRO en las primarias de Buenos Aires

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri
REUTERS

BUENOS AIRES, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, ha comenzado a preparar su campaña para las elecciones presidenciales de este año, adelantando que ya tiene un aspirante a vicepresidente, tras su victoria en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) celebradas el domingo en la capital argentina.

Horacio Rodríguez Larreta, el 'delfín' político de Macri, consiguió superar a su principal rival, Gabriella Michetti, en la contienda que se vivió en el seno de la Propuesta Republicana (PRO), según ha informado la prensa local.

Además, el PRO amasó el 47,3 por ciento de los votos --sumando los sufragios conseguidos por cada precandidato--, superando por 20 puntos a Energía Ciudadana Organizada (ECO) y en 30 al Frente para la Victoria (FpV) de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirhcner.

Con este doble triunfo, Macri se ha aventurado a adelantar que ya ha decidido quién será su compañero de fórmula para las elecciones presidenciales. "Tenemos un vicepresidente. Lo vamos a comunicar en su momento", ha anunciado.

Macri ha aclarado que no será Michetti, que la noche electoral ya descartó ser la 'número dos' para Buenos Aires o para la Casa Rosada. "Gabi dijo que no sentía que era un cargo para ella, pero siempre va a tener enormes responsabilidades en Argentina", ha augurado.

Interrogado sobre la posibilidad de forjar una alianza con el Frente Renovador de Sergio Massa para garantizar la derrota del 'kirchnerismo', ha rechazado esta posibilidad tajantemente, recordando que Massa fue parte del actual Gobierno.

"Massa representa una interna dentro del 'peronismo'. Es una alternativa al 'kirchnerismo'. No podemos confiar en quienes han gobernado en los últimos 25 años. No sería lógico ni coherente", ha explicado.

En cualquier caso, Macri se ha mostrado confiado en la victoria del PRO, primero en Buenos Aires y luego a nivel nacional. "Esto va a continuar", ha afirmado, subrayando que, independientemente de las luchas intestinas, "todos los votos que recibimos ayer son del PRO".

SEGUNDO LUGAR

Por su parte, Martín Lousteau, el vencedor de ECO en las PASO, se ha mostrado "satisfecho" con los resultados electorales, que le dieron la nominación al Gobierno bonaerense frente a Graciela Ocaña y situaron al partido político como el segundo más votado, con el 22,3 por ciento.

"Nos parece que la gente se volcó e impulsó la idea de discutir en un 'ballotage' entre fuerzas que no se tiren cualquier cosa por la cabeza, ni que sean falsas antinomias", ha considerado, al tiempo que ha prometido "una discusión rigurosa y respetuosa" con sus rivales.

Lousteau ha reiterado que la campaña electoral de ECO será contra lo que ha calificado de "dos estados". "El PRO y el Gobierno nacional", ha aclarado, confirmando a Fernando Sánchez como su 'número dos' para la lucha por el Ejecutivo capitalino.

PROYECCIONES "EQUIVOCADAS"

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ha tenido que salir al paso de las críticas que han lanzado desde otros partidos políticos al FpV por su prematura declaración de victoria, que finalmente se demostró errónea, ya que ha quedado en tercer lugar con el 18,7 por ciento.

Fernández compareció la noche electoral ante la prensa para proclamar exultante que el FpV era "la segunda fuerza de la capital", apenas unos minutos antes de que se dieran a conocer los primeros datos oficiales, que tumbaron estas palabras.

"Nuestros (sondeos a) boca de urna estaban equivocados", ha explicado este lunes. "Con el dato a boca de urna las proyecciones que podíamos hacer nos daban un resultado muy positivo, pero estaban equivocadas", ha admitido.

El FpV solo pudo hacerse con el bronce a pesar de que era el partido político que más precandidatos presentaba a las PASO: un total de siete, entre los que se ha impuesto Mariano Recalde.

Ante estos malos resultados electorales, Fernández ha reconocido que el 'kirchnerismo' se centra ahora en evitar que el PRO de Macri se haga con la victoria en la primera vuelta del 5 de julio. "Hay que tratar de llegar al 'ballottage'", ha dicho.

Interrogado sobre la lectura en clave nacional, ha insistido en que Fernández de Kirchner no pretende implicarse en la lucha por Buenos Aires. "La presidenta no ha manifestado vocación para participar en las elecciones (capitalinas)", ha recalcado.

PRIMARIAS BONAERENSES

Unos 2,5 millones de bonaerenses estaban llamados a las urnas este domingo para cribar entre los 30 precandidatos que se presentaban como abanderados de 16 alianzas que, tras las PASO, están obligadas a llevar a las locales al representante elegido este 26 de abril.

Cada partido político podía llevar uno o más candidatos a las PASO, pero para llegar al 5 de julio estaba obligado a conseguir al menos el 1,5 por ciento de los votos. En el caso de que presentara varios aspirantes, entre todos debían alcanzar este umbral mínimo.

Los primeros espada de cada partido político, quienes han conseguido el 1,5 por ciento y han superado a sus colegas de formación, tendrán que definir a sus 'número dos' --que quedan fuera de las PASO-- en las siguientes 48 horas.

Así, se espera que el próximo miércoles se conozcan los nombres de todos los candidatos que el 5 de julio se batirán en las urnas para reemplazar a Macri en uno de los cargos más poderosos del país suramericano.