Actualizado 20/03/2006 17:06 CET

Argentina.- La ministra de Defensa asegura que actuará con "severidad" en el caso de espionaje

BUENOS AIRES, 20 Mar. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La ministra argentina de Defensa, Nilda Garré, se comprometió hoy a actuar "con toda severidad" para esclarecer los hechos de espionaje en los que se vieron involucrados dos oficiales de la Armada Argentina que han sido destituidos.

"Estamos ante incumplimientos de la ley muy graves y se va a actuar con toda la severidad que corresponde", señaló la ministra en declaraciones a la emisora Radio Pop, al referirse a los hechos de espionaje denunciados.

El pasado viernes, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) denunció que en la base naval de Trelew, en la provincia de Chubut, se hacían actividades de seguimiento y acopio de información de personas civiles, algo que las leyes prohíben expresamente a las Fuerzas Armadas.

La ministra confirmó tácitamente en el cargo al jefe de la Armada, almirante Jorge Godoy", al señalar que él personalmente "está al frente de la investigación". Dos oficiales de alto rango ya han sido separados de sus cargos.

A su vez, el juez federal de Rawson, Jorge Pfleger, a cargo de la investigación, prometió que va a investigar "una cadena de comandos" para determinar a quién era enviada la información recabada en la Base Naval de Trelew.

Pfleger señaló que habló anoche con la ministra de Defensa, Nilda Garré, con la que trató de "unir los extremos para ver qué es esto". "Nos encontramos con una prohibición de la Ley de Defensa Nacional para realizar tareas de acopio de información referidas a personas que realizan actividades lícitas. La capacidad del Estado de interferir en la vida privada tiene un límite", explicó el juez.

El gobernador de Santa Cruz, Mario Das Neves, se reunió esta mañana con el juez Pfleger, para formalizar la presentación de la provincia como querellante en la causa por el espionaje naval.

El alto funcionario declaró a la prensa que el tema es "una cuestión de seguimiento ideológico contra algunos sectores de la sociedad. Es la continuidad de prácticas que se creían desterradas".