Argentina.- Muere el ex guerrillero argentino Gorriarán Merlo que atentó contra el ex dictador de Nicaragua Samoza

Actualizado 23/09/2006 4:20:20 CET

BUENOS AIRES, 23 Sep. (EP/AP) -

El ex jefe guerrillero argentino Enrique Gorriarán Merlo, quien en 1980 dirigió en Paraguay el atentado que causó la muerte del ex dictador nicaragüense Anastasio Somoza, murió el viernes en Buenos Aires cuando iba a ser sometido a una intervención quirúrgica.

Así lo confirmó a una radio local, el doctor Donato Spacavento, director del Hospital General de Agudos Cosme Argerich, donde había sido internado para ser intervenido por un aneurisma en la aorta.

El director del hospital añadió que el ex guerrillero, de 65 años, sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando era trasladado al quirófano.

Gorriarán Merlo fue uno de los principales dirigentes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una guerrilla de inspiración trotskista fundada en la década de los años 70, autora de ataques armados, atentados con explosivos y secuestros.

En 1974 el ERP intentó crear una "zona liberada" en los montes de la provincia norteña de Tucumán. El ejército lo reprimió duramente y la experiencia concluyó con un desastre para el grupo armado. Gorriarán Merlo pudo eludir la captura y se convirtió en una virtual leyenda.

Tras el golpe de Estado de 1976 la dictadura exterminó a la mayoría de los miembros del ERP. Entre los pocos que lograron huir al exterior y salvar sus vidas figuró Gorriarán Merlo.

Junto con algunos supervivientes del ERP se sumó al Ejército Sandinista de Liberación Nacional que combatía en Nicaragua contra la dictadura de Somoza.

En 1979, cuando Somoza fue derrocado y se asiló en Paraguay, Gorriarán Merlo encabezó un comando multinacional que se trasladó secretamente a Asunción para perseguirlo. El 16 de septiembre de 1980 el comando le asestó la emboscada mortal. Días después, Gorriarán Merlo huyó tan misteriosamente como había llegado.

El ex líder del ERP reapareció en Argentina tras el regreso de la democracia en 1983. Tuvo un espectacular retorno a la notoriedad en enero de 1989, al final del gobierno del presidente Raúl Alfonsín, cuando con medio centenar de hombres armados intentó apoderarse del regimiento de infantería entonces acantonado en la localidad de La Tablada, al noroeste de esta capital alegando que lo hacía para abortar un supuesto golpe militar.

Tras un violento combate que duró más de un día y en el que murieron 32 de los 52 atacantes, el ejército logró reprimirlo.

Gorriarán Merlo huyó nuevamente del país, pero fue capturado en México y traído a la Argentina en 1995.

Fue condenado a reclusión perpetua, pero el ex presidente provisional Eduardo Duhalde lo indultó poco antes de abandonar el gobierno en mayo de 2003.

En declaraciones a la prensa el año pasado durante el anuncio de la creación de su Partido para el Trabajo y el Desarrollo, Gorriarán Merlo sostuvo que nunca había sido un terrorista, sino que había luchado con las armas para defender al pueblo.

"Hay gente que me saluda, otra a la que le resulto indiferente. Casi no recibo agravios. Yo soy parte de una generación que enfrentó con las armas a los militares golpistas. La historia dirimirá si fue la mejor forma de actuar o había otras formas más correctas", sostuvo.