Actualizado 20/04/2012 6:57:36 +00:00 CET

Ortega expresa su "solidaridad" con Argentina e insta a la UE a buscar una solución negociada

MANAGUA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha expresado su "solidaridad" con Argentina por la decisión del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de expropiar el 51 por ciento de YPF a Repsol, al tiempo que ha instado a la Unión Europea (UE) a buscar una solución negociada.

"Quiero expresar, en nombre del pueblo de Nicaragua, nuestra solidaridad con el pueblo de la hermana República de Argentina y con su presidenta por la decisión que ha tomado en relación con una (empresa) trasnacional que comercializa y explora hidrocarburos", ha dicho Ortega.

El mandatario ha argumentado que la nacionalización de YPF es una "decisión soberana" con la que Argentina "está ejerciendo su derecho como Estado a defender su patrimonio", según informa el diario nicaragüense 'La Jornada'.

Además, ha criticado la "prepotencia" y la "bravuconería" con la que ha reaccionado la Unión Europea frente a la expropiación. En su opinión, el bloque comunitario ha amenazado con "lanzarse con todo" contra Argentina en defensa de los intereses de España.

"Estos no son tiempos de andar agrediendo a pueblo alguno de América Latina", ha apuntado, subrayando que Argentina, igual que en el caso de las islas Malvinas, "el territorio ocupado por lo que queda del imperio británico", cuenta con el respaldo de la región en el caso de YPF.

Por ello, Ortega ha instado a los países de la Unión Europea, "así como ellos dan consejos", a "que se dejen de bravuconadas, de amenazas y en todo caso busquen cómo dialogar y negociar con el Gobierno argentino (para) buscar una salida donde se reconozcan los legítimos derechos del pueblo argentino".

De esta forma, Nicaragua se ha sumado a la lista de países que han respaldado la decisión de Argentina, en la que también se encuentran Venezuela, Uruguay y Cuba. En cambio, Chile, México, Bolivia y Colombia han criticado la nacionalización de YPF.

Fuera de América Latina, la nacionalización de YPF también ha merecido las críticas de Estados Unidos, la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), al considerar que el comportamiento de Argentina perjudicará a toda la región.