Argentina.-El presidente de la AMIA pide declarar crimen "de lesa humanidad" el atentado contra su sede en Buenos Aires

Actualizado 18/07/2006 19:10:50 CET

BUENOS AIRES, 18 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Luis Grynwald, pidió que el atentado contra esa entidad ocurrido hace 12 años sea declarado crimen "de lesa humanidad" para que la investigación por el ataque, que provocó 85 muertos, no prescriba ante la Justicia.

"Existe la posibilidad de que en pocos años la causa prescriba. Por eso reclamamos que se declare crimen de 'lesa humanidad' para que sea imprescriptible", dijo Grynwald al hablar hoy durante el acto que se celebró en el reconstruido edificio de la mutual, judía situada en el centro de Buenos Aires.

En la investigación judicial por el ataque no hay actualmente detenidos y los policías que habían sido acusados de formar parte de la llamada 'conexión local' fueron absueltos después de más de tres años de juicio oral y público.

Durante ese proceso se denunciaron serias irregularidades en la investigación por las cuales están siendo investigados el ex juez federal Juan José Galeano, los fiscales que intervinieron en la causa y varios ex funcionarios del gobierno del ex presidente Carlos Menem (1989-1999).

"A los jueces y fiscales les decimos que el tiempo se acaba, que la paciencia de la sociedad también. Queremos que se haga justicia, que no se vuelva a defraudarnos. Queremos una investigación seria y profunda y no una caza de brujas", agregó Grynwald.

"La impunidad, al igual que la corrupción, son flagelos del mundo y cuando el Estado y la justicia dejan impune atentados de lesa humanidad, afectan y violan los derechos de los ciudadanos", dijo el titular de la AMIA.

El dirigente reclamó "justicia para encontrar los autores y cómplices de esta barbarie" y pidió que el Gobierno de Argentina rompa relaciones con Irán, por entender que ese país fue el "autor material" del atentado a la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994.

"Existen sobradas pruebas que señalan a Irán como ideólogo del atentado; qué esperamos para romper relaciones diplomáticas con Irán", remarcó Grynwald al hablar en el citado acto, donde se recordó a las víctimas del ataque.