Argentina.- Procesan al ex juez que investigó el atentado contra la AMIA

Actualizado 20/09/2006 19:57:14 CET

BUENOS AIRES, 20 Sep. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Los máximos responsables de la investigación del atentado contra la sede de la mutal judía AMIA, en el que murieron 85 personas, en 1994, fueron procesados ayer por los graves delitos cometido en las instrucción del caso, se informó en Tribunales.

La dura resolución del juez federal Ariel Lijo alcanzó al ex juez federal Juan José Galeano, al ex jefe de la Secretaría de Inteligencia dle Estado (SIDE) Hugo Anzorreguy y a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, responsables de la investigación.

La medida también alcanzó al ex titular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) Rubén Beraja y al primer detenido del caso, Carlos Telleldín, quien hace dos años fue absuelto de su presunta participación en el caso.

Sin embargo, Telleldín fue procesado por haber cobrado 400.000 dólares para acusar a un grupo de policías de la provincia de Buenos Aires en la llamada conexión local del atentado, el más grave ocurrido en la historia argentina.

El juez Lijo acusó al destituido juez Galeano por peculado (utilización de dinero público), coacción reiterada en perjuicio de detenidos y de testigos, falsedad ideológica, prevaricato y privación ilegal de la libertad de Telleldín y de otros detenidos.

Además, Lijo procesó por el delito de peculado a Anzorreguy, a quien consideró responsable de retirar los fondos de la SIDE para pagarle a Telleldín, al ex detenido y a su esposa, y a varios agentes de la SIDE, entre otras personas.

Los ex fiscales Mullen y Barbaccia fueron procesados por privación abusiva de la libertad en perjuicio de Telleldín y de los policías acusados por aquel, quien fueron de acuerdo con Lijo, injustamente encarcelados por Galeano.

Lijo responsabilizó a Galeano de incorporar al expediente "información falsa" para "vincular a la investigación a personas respecto de las cuales no existía una real sospecha, ya que, en este caso, el objetivo no era esclarecer fehacientemente el atentado y descubrir a sus autores, sino el de involucrar a ciertas personas a la investigación, de cualquier forma".