Actualizado 14/05/2007 21:09 CET

Argentina.- Renuncia el obispo encargado de la Vicaría Castrense, cuestionado por el Gobierno de Kirchner

BUENOS AIRES, 14 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El obispo a cargo de la Vicaría Castrense, Antonio Baseotto, enfrentado con el Gobierno del presidente Néstor Kirchner, presentó hoy su renuncia al cargo, que le fue aceptada de inmediato, informa la prensa local.

Baseotto presentó su renuncia como responsable de la asistencia

religiosa en las Fuerzas Armadas argentinas y fue aceptada por el presidente Kirchner, informa hoy el portal Infobae, que cita a fuentes oficiales.

El obispo renunciante había quedado expuesto en una fuerte polémica el año pasado tras cuestionar la política sobre salud sexual y reproductiva que lleva adelante el ministro de Salud, Ginés González García, actual candidato a legislador por Buenos Aires.

Para expresar sus cuestionamientos, a la política oficial en materia de prevención de embarazos y enfermedades de contagio sexual, el obispo dijo que había que "tirar al mar" con una piedra atada al cuello a quien escandalizara a los niños.

Tras el entredicho con el ministro, el presidente Kirchner y varios funcionarios manifestaron su desacuerdo con Baseotto y hasta se habló de dejar sin efecto el Concordato que rige entre la Santa Sede y Argentina, con el objetivo de disolver la Vicaría castrense.

Kirchner mantiene tirantes relaciones con buena parte de la dirigencia de la Iglesia Católica, a tal punto que nunca se reunió oficialmente con el titular del episcopado, el cardenal Jorge Bergoglio.

Un gesto de distensión se produjo hace quince días cuando Kirchner recibió en la Casa Rosada, a monseñor Joaquín Piña, el obispo emérito de Puerto Iguazú, que el año pasado lideró un frente opositor a Kirchner en las elecciones que se realizaron en Misiones para reformar la Constitución provincial.