Actualizado 13/11/2015 21:09:15 +00:00 CET

Scioli insiste: "Si gano yo, mando yo, que quede claro"

BUENOS AIRES, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El candidato oficialista, Daniel Scioli, ha insistido este viernes en que, si gana las elecciones presidenciales del 22 de noviembre, será el quien gobierno Argentina, no la actual mandataria, Cristina Fernández de Kirchner, a quien la Constitución obliga a abandonar el poder.

   "Si gano yo, mando yo. Que quede claro de una vez por todas", ha dicho Scioli, en una entrevista concedida a Radio Mitre, en respuesta a quienes sugieren que el aspirante del Frente para la Victoria (FpV) seguirá las instrucciones de Fernández de Kirchner.

   "El Gobierno actual termina el 10 de diciembre y a partir de ese día, si el pueblo lo decide, mando yo y ejerzo en plenitud las facultades de un presidente, con total libertad e independencia, sin ningún tipo de compromisos ni condicionamientos de nada ni de nadie", ha recalcado.

   También ha insistido en que, si llega a la Casa Rosada habrá cambios, aunque mantendrá las políticas que considere acertadas de la era Kirchner. "Tengo una gran responsabilidad en defender lo que considero que es lo mejor para Argentina", ha dicho.

   En este sentido, ha vuelto a advertir en contra de una victoria del candidato opositor, Mauricio Macri. Scioli ha llamado a los argentinos a "votar en defensa propia", alertando sobre algunas de las políticas que el ex alcalde bonaerense pondría en marcha.

   "Las definiciones de mi contrincante ya empiezan a generar efectos muy negativos en la economía. Por ejemplo, el aumento en la harina y en los medicamentos, y cuando dijo que va a dejar el dólar al libre mercado", ha detallado.

   "Hay temas en la economía que hay que ir solucionando", ha admitido. "Macri lo quiere arreglar vía ajuste, yo lo quiero arreglar vía crecimiento y vía inversión. Son dos maneras de arreglarlo: ajustás, devaluás, endeudás o invertís, hacés crecer y das competitividad a Argentina", ha expuesto.

   Scioli ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el 25 de octubre, pero lo hizo con apenas dos puntos de ventaja sobre Macri, frente a los diez que le sacó en las primarias nacionales del 10 de agosto.

   Por ello, el 'kirchnerismo' teme que Macri se imponga en la segunda vuelta del 22 de noviembre, algo casi seguro si consigue sumar los votos del también opositor Sergio Massa, un oficialista arrepentido que se presenta como tercera vía.