Publicado 17/12/2020 22:30CET

Argentina.- El Senado de Argentina debatirá el 29 de diciembre la legalización del aborto

Imagen de archivo de movilizaciones a favor de la despenalización del aborto.
Imagen de archivo de movilizaciones a favor de la despenalización del aborto. - ALEJO MANUEL AVILA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Senado de Argentina debatirá el 29 de diciembre el proyecto de ley para la legalización del aborto, según ha anunciado la presidenta de la Banca de la Mujer, Norma Durango, después de que la norma haya recibido el dictamen favorable del último plenario de comisiones de la Cámara Alta.

Los senadores han escuchado durante tres días a medio centenar de expositores a favor y en contra de la propuesta impulsada por el Ejecutivo argentino. En ese sentido, Durango, que lidera el plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Salud ha agradecido el debate "serio, responsable y respetuoso", a pesar de las "diferencias", ha informado la agencia oficial de noticias argentina, Télam.

La Cámara de Diputados de Argentina aprobó la semana pasada el proyecto de ley para la legalización del aborto. El Senado ya tumbó en 2018 una iniciativa similar.

En concreto, la ley autoriza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la decimocuarta semana de gestación, con cobertura gratuita en la sanidad pública. La gestante debe solicitarlo al menos diez días antes y firmar un consentimiento informado, sin que sea necesaria ninguna autorización adicional en el caso de las mayores de 16 años.

Para las menores de 13 años, sí debe estar presente al menos un progenitor o tutor, mientras que en el caso de quienes tengan entre 13 y 16, se contempla que "en situaciones de conflicto de intereses con sus representantes legales, (la gestante) puede intervenir con asistencia letrada".

Una de las modificaciones introducidas durante el debate tiene que ver con la objeción de conciencia, en concreto con lo que debe ocurrir cuando todos los trabajadores de un centro se nieguen a practicar el aborto. El texto plantea que, en ese caso, el centro deberá derivar a la paciente a otro que sí acceda a interrumpir el embarazo.