Actualizado 18/08/2006 20:25:50 +00:00 CET

Argentina.-El testimonio de la secretaria de un ex senador peronista reaviva la causa por supuestos sobornos a senadores

BUENOS AIRES, 18 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El testimonio de la secretaria de un ex senador peronista reavivó la causa por el presunto pago de sobornos en la Cámara de Senadores para que se aprobara una polémica ley de reforma laboral, escándalo que marcó el comienzo de la caída del gobierno del radical Fernando De la Rúa.

Sandra Montero, secretaria personal del ex senador peronista Remo Costanzo, declaró este jueves ante el juez federal Daniel Rafecas lo siguiente en una entrevista publicada por el diario 'Río Negro': "vi un maletín repleto de dinero en el despacho (...) al otro día de haberse aprobado la ley".

El testimonio de Montero es el primero que viene a confirmar la declaración del "arrepentido" Mario Pontaquarto, ex secretario administartivo del Senado, quien declaró haber acudido a la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) para retirar los fondos que supuestamente se utilizaron para sobornar a los legisladores.

El escándalo por el supuesto pago de sobornos para aprobar una polémica ley de reforma laboral en abril de 2000 generó entonces la renuncia del vicepresidente Carlos Alvarez, lo que debilitó al gobierno de la Alianza que encabezaba De la Rúa.

El ex presidente, quien siempre negó las acusaciones, es sospechoso en la causa y el juez federal Rafecas deberá decidir ahora si lo procesa por el delito de cohecho activo, ya que supuestamente fue él quien ordenó el pago de los sobornos.

El ex senador Constanzo ya está procesado en la causa, al igual que otros cinco ex senadores, el ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique y el ex jefe de la SIDE Fernando de Santibañes, además del arrepentido Pontaquarto, quien dio un vuelco en la investigación con su testimonio, hace tres años.

La ex secretaria de Constanzo aseguró que "se comentaba en todos los despachos (del Senado) que iba a haber un arreglo para que se pudiera votar la ley porque tenía que salir sí o sí" y que Costanzo le dijo que a cambio de su voto, había cobrado "300.000 dólares" que ella vio en un maletín en su despacho.

Consultado por la prensa sobre la declaración de Montero, Costanzo dijo que nunca tuvo una empleada con ese nombre y que "estos dichos no tienen nada que ver con ningún tipo de realidad".