Argentina/Uruguay.- Ecologistas argentinos critican la actitud "inflexible" de Botnia ante la crisis de las papeleras

Actualizado 05/04/2006 21:05:53 CET

Ciudadanos de Entre Ríos estudian hoy la posibilidad de retomar los cortes de carreteras tras aplazarse la cumbre entre Kichner y Vázquez

MONTEVIDEO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las asambleas ciudadanas de las ciudades de Gualeguaychú y Colón, en la provincia de Entre Ríos, responsabilizaron a Botnia del aplazamiento que sufrió la reunión que los presidentes de Argentina y Uruguay, Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez, tenían previsto celebrar para tratar el conflicto generado por la construcción de dos plantas de celulosa, una de Botnia y otra de la española ENCE, en Uruguay.

El ecologista de Entre Ríos Oscar Vargas aseguró que la actitud de Botnia "es bastante inflexible" y se quejó de que "los finlandeses (nacionalidad de la empresa) están tirando por la borda 200 años de relación entre los dos países". Además, anunció que hoy las asambleas ciudadanas de Gualeguaychú y Colón se reunirán para decidir si reanudan los cortes de carreteras en los pasos hacia Uruguay.

"Tendremos una reunión para informar a la gente sobre la reunión que tuvimos ayer con el gobernador (de Entre Ríos, Jorge) Busti y el canciller (ministro uruguayo de Asuntos Exteriores y Culto, Jorge) Taiana y también evaluaremos si retomamos los cortes en los pasos fronterizos", anunció el defensor del medio ambiente. "La gente está muy caliente porque la cumbre no se realiza y parece que a el Uruguay lo gobierna las empresas y no Tabaré", insistió Vargas.

El dirigente de la asamblea de Gualeguaychú Luis Molinuevo se manifestó también en este sentido diciendo que está "en condiciones de anticipar que hay un 95% de posibilidades de volver al corte de ruta". "La gente está realmente indignada por la actitud que ha tenido la empresa", aseguró Molinuevo a la emisora local 'El Espectador'.

"A toda la gente con la que he hablado le molesta el atropello a la soberanía uruguaya que ha tenido una empresa, que ni siquiera ha tenido el gesto, ante un pedido del presidente uruguayo, de parar las obras para poder solucionar un problema binacional, que nadie sabe dónde va a terminar, entre dos países hermanos", agregó. Ambos grupos sostienen que las plantas de celulosa que se están construyendo en Fray Bentos son altamente contaminantes para el Río Uruguay.

El Gobierno uruguayo cuestionó ayer la actitud de la empresa Botnia de paralizar las obras sólo por 10 días y no 90, como pidieron ambos países para solventar la crisis. Al anunciar la nueva suspensión de la cumbre de Anchorena entre Kirchner y Vázquez, el secretario uruguayo de la Presidencia, Gonzalo Fernández, dejó entrever la profunda molestia generada en la administración de Tabaré Vázquez por la decisión de la empresa finlandesa.

Fernández aseguró que la respuesta de Botnia lo había "decepcionado" por la falta de "sensibilidad" que demuestra ante el conflicto y en ello se mostró de acuerdo con su homólogo argentino, Alberto Fernández. Como consecuencia del nuevo aplazamiento, las obras continuarán normalmente en Semana Santa y continuará así el conflicto entre Uruguay y Argentina, que dura ya tres meses.