Actualizado 11/04/2014 11:18 CET

Argentina y Uruguay "no han estado a la altura" sobre UPM, dice miembro del uruguayo Partido Nacional

Diego Echeverría Casanova, Uruguay
Foto: EUROPA PRESS

MONTEVIDEO, 12 Oct. (Notimérica/EP) -

   El secretario general del Movimiento Alianza Social (MAS) del Partido Nacional de Uruguay, Diego Echeverría Casanova, considera que ni su país, ni Argentina han estado "a la altura de las circunstancias" respecto al conflicto derivado de la autorización del Gobierno de José Mujica a la empresa UPM para aumentar su producción en 100.000 toneladas de pasta celulosa.

   En una entrevista concedida al portal Notimérica.com, que edita la agencia de noticias Europa Press, el también legislador por el Departamento de Maldonado, destaca que "cuando las relaciones exteriores de un Estado se manejan con banalidad, soberbia y simplismo, nada bueno puede suceder". .

   Considera que ante el conflicto derivado de la autorización del gobierno uruguayo a la empresa UPM para aumentar su producción en 100.000 toneladas de pasta celulosa, Argentina y Uruguay "han optado claramente" por el camino de "la incapacidad e improvisación", poniéndose ellos mismos "en una compleja situación de la cual todas las salidas a esta altura parecen dejar heridas".

   Así, y por lo que respecta al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, opina que, "siendo coherente con su postura en el resto de las políticas que lleva adelante", ha adoptado una actitud "arrogante y de confrontación".

   Y ello --dice-- porque, "fiel a su estilo" no se guardaron silencios, no se agotaron los tiempos y estilos de la diplomacia y no se recurrió al diálogo. "Se atropelló y listo", señala Diego Echeverría, quien opina que el canciller argentino Héctor Timerman ha actuado más "como un barra brava de fútbol" que como un Ministro de Relaciones Exteriores.

   Respecto a la actitud ante el conflicto del Gobierno de José Mujica, considera que ha optado "por los silencios, la sumisión y el retroceso ante el atropello", y subraya que los silencios "son buenos sólo si el otro también los guarda, pero cuando del otro lado vienen provocaciones, una postura firme y respetuosa es valorable y necesaria", asevera el legislador.

   Por ello considera "una pena", que ambos países estén demostrando que "no están a la altura de las circunstancias", ya que se trata no son sólo de dos países vecinos, sino de "dos países hermanos unidos por la historia, tradiciones, valores, cultura y un río, que sigue uniendo muy a pesar de los gobernantes circunstanciales a sus márgenes", resalta.

NO HAY CONTAMINACIÓN

   Por otro lado, el político y legislador uruguayo asegura en la entrevista que los datos científicos emanados del monitoreo de efluentes hacia el río "no arrojan datos de contaminación".

   Señala al respecto que el comité científico binacional de monitoreo de UPM establece en sus informes que no se superan los niveles permitidos por la normativa vigente, "por lo cual ante una eventualidad de resolución ante el Tribunal de la Haya, hay elementos objetivos a considerar", apunta.

   Y concluye que "este es un tema ideal para manejar con responsabilidad y mesura, ya que se cuenta con elementos alejados de la subjetividad política, se cuenta con datos científicos objetivos". Lamenta sin embargo que "no parece ser este el camino". "Se prefirió la confrontación, el silencio, la sumisión, y la falta de institucionalidad", concluye.