Publicado 11/12/2020 12:11CET

Armenia/Azer.- HRW denuncia ataques ilegales de las fuerzas armenias y azeríes en la espiral bélica en Nagorno Karabaj

Shaira Guliyeva, de 47 años, muestra su casa destrozada por un ataque armenio con un misil balístico en territorio azerí
Shaira Guliyeva, de 47 años, muestra su casa destrozada por un ataque armenio con un misil balístico en territorio azerí - TANYA LOKSHINA/HRW

Censura los ataques con armas indiscriminadas en zonas civiles y pide que se comprometan a no usar armas explosivas en áreas pobladas

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado los ataques contrarios a las leyes de la guerra llevados a cabo por las fuerzas de Armenia y de Azerbaiyán durante la última espiral bélica en la región de Nagorno Karabaj, que terminó con el acuerdo de alto el fuego firmado el 9 de noviembre.

En dos informes distintos, HRW ha denunciado que las fuerzas militares azeríes perpetraron ataques "aparentemente indiscriminados" en Stepanakert, la capital de Nagorno Karabaj, y que las fuerzas armenias realizaron ataques "ilegales indiscriminados" con misiles y cohetes en territorio azerí en los enfrentamientos que comenzaron el 27 de septiembre y finalizaron el 10 de noviembre.

Tras su investigación sobre el terreno en Stepanakert, la ONG ha concluido que hubo "numerosos incidentes" en los que las fuerzas azeríes utilizaron armas "inherentemente indiscriminadas" como "municiones de racimo", cohetes de artillería y "otras armas que no distinguen entre objetivos militares y civiles".

"Las pruebas relacionadas con un ataque el 4 de octubre indican que múltiples ataques alcanzaron zonas residenciales en menos de un minuto, lo que sugiere un posible bombardeo y que se habría tratado a tod la zona como un objetivo militar, algo que está prohibido por las leyes de la guerra", ha explicado HRW.

En este sentido, ha señalado que las fuerzas azeríes "también atacaron infraestructuras en las que podía causar un impacto ilegalmente desproporcionado para la población civil". "El uso por parte de las fuerzas armenias y de las locales de Nagorno Karabaj de bases militares y de infraestructuras de doble uso en Stepanakert colocó a la población civil en riesgo de manera innecesaria", ha denunciado la ONG.

La directora de Conflicto y Crisis de HRW, Lama Fakih, ha criticado el daño causado a la población en Stepanakert con los ataques "aparentemente indiscriminados" contra infraestructuras civiles y los efectos que todavía padecen los residentes por dichos ataques.

"Las fuerzas azeríes llevaron a cabo ataques aéreos y terrestres aparentemente indiscriminados en la mayor ciudad de Nagorno Karabaj que debería ser investigados de manera imparcial", ha señalado. "Aunque las hostilidades puede que hayan parado, la població civil sigue sufriendo por los ataques posiblemente desproporcionado contra infraestructuras críticas", ha advertido.

HRW visitó Nagorno Karabaj en octubre y noviembre y habló con 19 civiles residentes en Stepanakert, dos altos cargos locales, un trabajador de una organización no gubernamental local y cuatro residentes que huyeron a Armenia pero que presenciaron los enfrentamientos.

Además, HRW ha analizado imágenes satelitales tomadas entre el 27 de septiembre y finales de octubre que confirman los relatos, fotografías y vídeos de los "repetidos" ataques aéreos y terrestres de las fuerzas azeríes en Stepanakert.

"El Gobierno de Azerbaiyán debería investigar y procesar a los responsables de las graves violaciones de las leyes de la guerra", ha remarcado Fakih. "La rendición de cuentas por todas las violaciones de las leyes de guerra es absolutamente necesaria en la región para superar un conflicto vicioso que se prolonga desde hace décadas", ha añadido.

MISILES BALÍSTICOS CONTRA ZONAS AZERÍES POBLADAS

En cuanto a la actuación de las fuerzas armenias, HRW ha realizado investigaciones sobre el terreno en territorio azerí y ha documentado once incidentes en los que las fuerzas bajo mando de Ereván usaron "misiles balísticos, cohetes no guiados de artillería y proyectiles de artillería de gran calibre en ataques aparentemente indiscriminados contra zonas pobladas".

En al menos otros cuatro casos, los ataques afectaron a civiles o a zonas "en las que no había aparentes objetivos militares". "Azerbaiyán puso innecesariamente a los civiles en riesgo al situar objetivos militares dentro o cerca de zonas densamente pobladas y al no retirar a los civiles de las zonas próximas a las actividades militares", ha asegurado.

El director de HRW para Europa y Asia Central, Hugh Williamson, ha censurado las fuerzas armenias atacaran "repetidamente" con misiles, cohetes no guiados y artillería pesada contra zonas pobladas. "Las fuerzas armenias han lanzado repetidamente misiles, cohetes no guiados y artillería pesada contra ciudades y localidades pobladas en una violación de las leyes de la guerra", ha subrayado. "Una y otra vez en el curso de una guerra de seis semanas, estos ataques han destruido vidas de civiles y casas de manera ilegal y deberían ser investigados de manera imparcial", ha reclamado.

HRW ha investigado ataques con misiles, cohetes y artillería llevados a cabos por las fuerzas armenias en las localidades azeríes de Aghdam, Barda, Fizuli, Ganya, Goranboy, Naftalan y Tartar in Azerbaijan. El informe sobre la actuación armenia evalúa 18 ataques que acabaron con la vida de un total de 40 civiles y dejaron a varias decenas heridos, basándose en entrevistas en persona con 53 testigos de los hechos y otras doce entrevistas vía telefónica. La ONG ha señalado que no ha podido determinar la legalidad de tres de esos 18 ataques.

En el marco de su investigación, ha analizado imágenes satelitales de diez de los ataques, además de fotografías y vídeos difundidos en redes sociales desde el lugar de nueve de los ataques, unos materiales que confirman la fecha y la localización de los ataques además de la destrucción que causaron.

La organización no gubernamental ha recordado que las leyes de la guerra establecen que las fuerzas atacantes deben emitir "avisos efectivos" a la población civil antes de lanzar ataques "que afecten a civiles salvo cuando las circunstancias no lo permitan" y ha señalado que los testigos de los ataques en suelo azerí han declarado que no fueron avisados de los mismos ni por las autoridades armenias ni por las autoridades locales de Nagorno Karabaj.

"El Gobierno de Armenia debería realizar investigaciones transparentes, imparciales y en profundidad sobre los ataques de las fuerzas armenias que parecen incumplir el derecho internacional humanitario o las leyes de la guerra", ha reclamado HRW.

La organización no gubernamental ha pedido tanto a Armenia como a Azerbaiyán que se comprometan a no usar "armas explosivas en zonas pobladas". "Las fuerzas armenias dispararon con armas enormemente destructivas e imprecisas en ciudades, localidades y pueblos de Azerbaiyán", ha denunciado Williamson. "La rendición de cuentas por estas y otras aparentes violaciones de las leyes de guerra por parte de ambos bandos es crítica para que la región supere este conflicto vicioso que se prolonga desde hace décadas", ha concluido.