Publicado 30/10/2020 00:43CET

Armenia/Azerbaiyán.- Amnistía Internacional califica uso de bombas racimo por parte de Armenia como "cruel y temerario"

Recientes bombardeos en la región de Nagorno Karabaj con motivo del conflicto histórico por esta región entre Azerbaiyán y Armenia.
Recientes bombardeos en la región de Nagorno Karabaj con motivo del conflicto histórico por esta región entre Azerbaiyán y Armenia. - ADRIEN VAUTIER / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional ha calificado este jueves como "cruel y temerario" el uso por parte de Armenia de bombas racimo, tras verificar su uso por primera vez en el conflicto de Nagorno Karabaj en un ataque a la ciudad de Barda, en Azerbaiyán, a pesar de estar prohibidas por el Derecho Internacional Humanitario.

El miércoles, sobre las 13:30 hora local, se dispararon uno o varios cohetes Smerch contra el municipio de Barda, ha explicado Amnistía en un comunicado, cuyo impacto fue sobre un barrio residencial cercano a un hospital.

En este ataque, la Fiscalía de Azerbaiyán ha informado de la muerte de al menos 21 personas, mientras que al menos otras 70 han resultado heridas tras el impacto de los artefactos.

Ante el supuesto uso de este tipo de bombas, Amnistía asegura haber verificado a través de fotografías la presencia de fragmentos de municiones de racimo 9N235 de cohetes Smerch 9M55, de fabricación rusa.

Este uso de bombas racimos es "cruel e imprudente, y causa un número incalculable de muertes, lesiones y miserias", ha comentado al respecto la directora regional de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central, Marie Struthers, que ha añadido que son "armas intrínsecamente indiscriminadas y su uso en cualquier circunstancia está prohibido por el Derecho Internacional Humanitario".

"A medida que este conflicto continúa intensificándose", ha añadido Struthers, "las fuerzas armenias y azerbaiyanas han sido culpables de utilizar armas prohibidas que han puesto en peligro la vida de los civiles atrapados en el medio".

Al respecto, Amnistía ha hecho un nuevo llamamiento a ambos países para que dejen de utilizar "inmediatamente" bombas de racimo, así como armas explosivas pesadas con efectos de gran alcance, y prioricen la protección de la población civil.

El pasado 5 de octubre, la ONG ya identificó municiones de racimo M095 DPICM que al parecer fueron disparadas por las fuerzas azerbaiyanas contra la ciudad de Stepanakert, capital regional de Nagorno Karabaj.

La región de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputan desde hace décadas Armenia y Azerbaiyán, está sufriendo una espiral bélica desde finales de septiembre. Los enfrentamientos se mantienen a pesar de que se han acordado tres altos el fuego que han sido incumplidos en cuestión de horas.

La región forma parte oficialmente del territorio de Azerbaiyán pero tiene mayoría de población armenia y está controlada de facto por Armenia desde el final de la última guerra, en 1988, cuando las fuerzas militares armenias se hicieron con el control de este enclave y de varios distritos azeríes colindantes.