Publicado 15/12/2020 14:50CET

Armenia/Azerbaiyán.- HRW denuncia que Armenia usó municiones de racimo contra zonas pobladas de Azerbaiyán

Una casa destruida por los combates en la región de Martakert, en Nagorno Karabaj
Una casa destruida por los combates en la región de Martakert, en Nagorno Karabaj - Celestino Arce Lavin/ZUMA Wire/d / DPA - Archivo

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que las fuerzas militares armenias emplearon municiones de racimo contra zonas pobladas del territorio azerí en la reciente espiral bélica con Azerbaiyán en Nagorno Karabaj, una región cuya soberanía se disputan ambos países desde hace décadas.

Tras haber denunciado en un informe anterior el uso de municiones de racimo por parte de las fuerzas militares azeríes en este último conflicto en Nagorno Karabaj, la ONG ha denunciado que las fuerzas armenias y las fuerzas de Nagorno Karabaj han utilizado "ampliamente" este tipo de armas en ataques contra zonas pobladas en suelo azerí, al tiempo que ha recordado que su uso viola las leyes de guerra por su naturaleza indiscriminada.

HRW ha contado que sus investigadores visitaron Azerbaiyán en noviembre de 2020 y documentaron cuatro ataques con municiones de racimo en tres distritos azeríes que dejaron a siete civiles muertos, dos de ellos niños, y provocaron heridas a otros 20, dos de ellos menores de edad

"Las municiones de racimo son un arma brutal, prohibida por un tratado internacional, y usarlas muestra una flagrante desconsideración hacia la vida humana", ha asegurado el director de HRW para Europa y Asia Central, Hugh Williamson. "Tanto Armenia como Azerbaiyán deberían adoptar un compromiso inmediato para no usar municiones de racimo y sumarse al tratado que las prohíbe", ha recalcado.

La ONG ha señalado que ha documentado el uso de municiones de racimo por parte de las fuerzas de Azerbaiyán en cuatro ataques (tres en Stepanakert y uno en Hadrut) y en un ataque contra la localidad azerí de Barda que se saldó con la muerte de 21 civiles en octubre.

Durante su estancia en Azerbaiyán en la primera quincena de noviembre, los investigadores de HRW documentaron cuatro ataques con municiones de racimo por parte de las fuerzas armenias (uno en el distrito de Barda, dos en el de Goranboy y otro en el de Tartar).

"Aunque HRW no está en posición de determinar la presencia o la proximidad de personal militar, equipos o vehículos militares en el lugar de los impactos en el momento de los ataques, la naturaleza inherentemente indiscriminada de las municiones de racimo hace que su uso suponga una violación de las leyes de la guerra, independientemente de que hubiera objetivos militares legítimos en esas zonas", ha advertido HRW.

Después de que un representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia negara que el país tenga municiones de racimo, la ONG ha señalado que publicaciones especializadas de referencia como el Balance Militar de 2020 del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos sostienen que sus Fuerzas Armadas tienen misiles que pueden lanzar municiones de racimo.

"Por lo que tiene constancia HRW, las fuerzas de Nagorno Karabaj no poseen municiones de racimo y, por tanto, es probable que las fuerzas armenias llevaran a cabo los ataques o suministraran las municiones a ls fuerzas de Nagorno Karabaj. Como armas prohibidas, las municiones de racimo no deberían ser usadas ni suministradas bajo ninguna circunstancia", ha concluido.