Publicado 19/12/2020 17:31CET

Armenia/Azerbaiyán.- El primer ministro armenio honra a los caídos en Nagorno Karabaj entre protestas para su dimisión

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, en una ceremonia en recuerdo de los militares caídos en Nagorno Karabaj
El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, en una ceremonia en recuerdo de los militares caídos en Nagorno Karabaj - GOBIERNO DE ARMENIA

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, ha protagonizado este sábado la ceremonia de despedida de los militares caídos en el último conflicto con Azerbaiyán por el disputado enclave de Nagorno Karabaj, tras semanas de protestas que pedían su dimisión por ceder territorios al Gobierno azerí como parte de las negociaciones de alto el fuego.

En la ceremonia, celebrada en el cementerio de los Héroes de Yerablur en la capital, Ereván, ha pronunciado un discurso a la nación en el que Pashinián ha entonado cierto 'mea culpa' por los "errores" cometidos, según recoge Armenpress.

"Necesitamos un análisis más profundo de la realidad, porque lo que sucedió no pudo ser el resultado de un hombre o un grupo de individuos. Tenemos que afrontar la realidad y admitir que hemos cometido errores en los últimos años; nuestros errores fueron sistémicos y conceptuales. Y todo esto ha tenido consecuencias que pueden incluso amenazar a las instituciones estatales", ha lamentado.

Las hostilidades en Nagorno Karabaj concluyeron tras el acuerdo de alto el fuego firmado el 9 de noviembre por el primer ministro armenio y el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, bajo la mediación del mandatario ruso, Vladimir Putin.

El pacto establece el despliegue de 1.960 militares rusos como fuerzas de paz y la cesión a Azerbaiyán de más de un centenar de municipios de la región en disputa.

Nagorno Karabaj forma parte oficialmente del territorio de Azerbaiyán pero tiene mayoría de población armenia y está controlada por las autoridades armenias desde el final de la última guerra, en 1994.

Pashinián ha destacado que "el problema es que en los últimos días existía una alta probabilidad de que se reanudaran las hostilidades en algunos tramos fuera de las fronteras internacionalmente reconocidas de Armenia" debido a ciertas escaramuzas con las fuerzas azeríes durante el proceso de retirada de los territorios pactados. Esta tensión se está haciendo notar en Syunik, zona armenia que Azerbaiyán reclama para sí.

Sin embargo, el primer ministro ha asegurado que, ocurra lo que ocurra, "no se ha cedido ni un milímetro de tierra en todo el territorio de la República de Armenia, y cualquier afirmación en contrario simplemente no es cierta", antes de lamentar que "todavía hay focos de tensión", en lo que se refiere al todavía incompleto intercambio de prisioneros y busca de desaparecidos en combate".

Por último, Pashinián llamó a un momento de regeneración nacional para afrontar una nueva etapa tras el último episodio del conflicto. "Tenemos que percibir el mundo de una manera nueva; necesitamos reevaluar nuestras capacidades de una manera nueva, tenemos que construir nuestros sueños de una manera nueva y tenemos que soñar de una manera nueva", zanjó.

Tras el discurso, Pashinián se dirigió al cementerio, bloqueado por manifestantes que pedían su dimisión, pero la Policía consiguió que finalmente entrara en el lugar para iniciar la ceremonia de este sábado, el primero de los tres días oficiales de luto por el conflicto.