Publicado 11/01/2021 13:49CET

Armenia/Azerbaiyán.- Putin dice que la situación en Nagorno Karabaj es "tranquila" a raíz del alto el fuego de noviembre

El presidente ruso, Vladimir Putin.
El presidente ruso, Vladimir Putin. - -/Kremlin /dpa

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha destacado este lunes que la situación en la región de Nagorno Karabaj es "tranquila" tras una ronda de conversaciones en Moscú con su homólogo azerí, Ilham Aliyev, y el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián.

"Ahora la situación en la región es tranquila", ha señalado, antes de resaltar que más de 48.000 personas han regresado a la región tras el fin de los combates entre Armenia y Azerbaiyán a raíz del acuerdo de alto el fuego pactado el 9 de noviembre.

Asimismo, ha hecho hincapié en que los esfuerzos de mediación de Moscú tienen como objetivo "ayudar a detener el derramamiento de sangre, estabilizar la situación y lograr un alto el fuego sostenible" en la región, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

"Seguimos verificando regularmente nuestras acciones con nuestros socios" del Grupo de Minsk, ha reseñado, antes de destacar que el acuerdo para Nagorno Karabaj "crea los requisitos previos necesarios para una solución a largo plazo y a gran escala del conflicto antiguo sobre una base justa en interés de los pueblos de Armenia y Azerbaiyán".

Putin ha desvelado además que los gobiernos de Rusia, Armenia y Azerbaiyán crearán un comité para abordar la reapertura de las fronteras en la región y desbloquear los lazos a nivel económico, comercial y de transportes, tal y como ha recogido la agencia armenia de noticias Armenpress.

"El desbloqueo de las comunicaciones económicas, comerciales y de transporte y la apertura de las fronteras merece una atención especial", ha dicho. "Está previsto que estos asuntos sean abordados por un grupo de trabajo trilateral que estará encabezado por los vice primeros ministros de los tres países", ha añadido.

Las hostilidades en Nagorno Karabaj, que volvieron a estallar a finales de septiembre pasado y provocaron miles de muertos durante un mes y medio de combates, cesaron el 10 de noviembre en virtud de una declaración adoptada por los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

Por el acuerdo entre las partes, Rusia envió fuerzas de paz a la zona del conflicto, en un principio durante cinco años. El contingente, de unos 2.000 efectivos, se desplegó a la vez que ocurría la retirada de fuerzas armenias desde los distritos azeríes de Agdam, Kelbecer (Kalbajar) y Lachín, ocupados durante la guerra de 1992-1994.

Conforme a la declaración tripartita, los bandos en conflicto han de permanecer en sus posiciones actuales, realizar un intercambio de prisioneros de guerra, otros detenidos y cuerpos de los caídos.

Los militares rusos ejercerá el control de la línea divisoria entre las fuerzas armenias y azeríes, así como del corredor de Lachín, que conecta a Nagorno Karabaj con Armenia. Por su parte, Ereván deberá garantizar el transporte entre la república autónoma de Najicheván, el enclave que se encuentra entre Armenia, Irán y Turquía, y las zonas del oeste de Azerbaiyán.

Contador