Publicado 01/10/2020 12:05CET

Armenia/Azerbaiyán.- Putin y Macron lamentan la escalada y piden que cesen las acciones militares en Nagorno Karabaj

Abogan por una declaración conjunta de los países copresidentes del Grupo de Minsk para exigir un alto el fuego "inmediato"

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de Rusia y de Francia, Vladimir Putin y Emmanuel Macron, ha condenado la escalada de violencia en Nagorno Karabaj y han reclamado el cese de acciones militares en esta región cuya soberanía se disputan Armenia y Azerbaiyán, según ha informado el Kremlin en un comunicado.

Los dos mandatarios han mantenido una conversación telefónica en la que han abordado la situación en Nagorno Karabaj, tras los enfrentamientos que han dejado decenas de militares muertos. "Discutieron ampliamente un drástico empeoramiento de la situación en la zona del conflicto de Nagorno Karabaj", ha señalado el Kremlin, antes de explicar que la llamada telefónica se mantuvo por iniciativa de Francia.

Macron y Putin han mostrado su preocupación por las acciones militares en la región y han hecho un llamamiento a las partes en conflicto para que detengan cuanto antes los enfrentamientos y ejerzan la máxima contención.

Los dos mandatarios han destacado que la única forma de resolver la crisis en Nagorno Karabaj pasa por métodos políticos y diplomáticos. Macron y Putin han abordado además "los parámetros concretos" para la cooperación en el marco del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Los presidentes de Rusia y de Francia se han mostrado partidarios de que los países copresidentes del Grupo de Minsk (Rusia, Francia y Estados Unidos) hagan una declaración conjunta para reclamar un alto el fuego "inmediato" en Nagorno Karabaj y la "reanudación de las negociaciones".

Desde el 27 de septiembre se han sucedido los enfrentamientos entre fuerzas militares de Armenia y de Azerbaiyán en Nagorno Karabaj, una región encuadrada en territorio azerí y con mayoría de población armenia. Los combates han dejado decenas de militares muertos de ambos países, con Armenia y Azerbaiyán culpándose mutuamente de haber provocado la espiral bélica.

La antigua provincia autónoma soviética intentó independizarse de Azerbaiyán por primera vez en 1988, lo que provocó graves enfrentamientos étnicos en la región. Más de un millón de civiles abandonaron sus hogares y miles de personas murieron en el conflicto hasta que se alcanzó un alto el fuego en 1994, con las fuerzas armenias y de Nagorno Karabaj manteniendo el dominio de la mayor parte de la provincia y de amplias zonas colindantes de Azerbaiyán.

Contador