Publicado 27/02/2021 23:28CET

Armenia.- El presidente armenio veta la destitución del jefe del Ejército ordenada por el primer ministro

Archivo - El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián
Archivo - El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián - Kay Nietfeld/dpa - Archivo

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente armenio, Armen Sarkissian, ha rechazado validar la decisión adoptada por el primer ministro, Nikol Pashinián, para destituir al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Onik Gasparián, al que Pashinián acusa de intentar perpetrar un golpe de Estado.

La Presidencia ha informado de que el proyecto de decreo presiencial, recibido el pasado 25 de febrero, ha sido "devuelto con objeciones" a Pashinián. Desde esa fecha, el presidente ha mantenido consultas con altos cargos, fuerzas políticas y con los propios militares, ha explicado la Presidencia, según recoge la agencia de noticias ArmenPress.

"Tras consultar con abogados y expertos se puede concluir que el proyecto de decreto es explícitamente contradictorio con la Constitución", ha indicado la Presidencia.

El comunicado subraya que el presidente "no apoya a ninguna fuerza política" y que "toma decisiones guiado exclusivamente por los intereses nacionales". Así, defiende la "neutralidad" de las Fuerzas Armadas y reivindica el "apoyo y atenciones" a los militares "más necesarios que nunca tras la guerra" por Nagorno Karabaj con Azerbaiyán.

Tras el primer rechazo, Pashinián ha vuelto a remitir el proyecto de decreto con la destitución de Gasparián. "Conforme a lo establecido, he vuelto a remitir la moción para destituir al jefe del Estado Mayor al presidente para que sea firmada", ha informado la oficina de Pashinián.

En cuanto al rechazo del presidente, Pashinián ha indicado que "esta decisión no contribuye en modo alguno a la resolución de la situación". Conforme a la ley, el presidente tiene tres días de plazo para aprobar la moción o devolverla con objeciones, pero en esta ocasión, si se concreta el rechazo, Pashinián podrá firmarla él mismo o remitir el contencioso al Tribunal Constitucional.

EL COMUNICADO DEL EJÉRCITO

Pashinián ha denunciado un intento de golpe de Estado ante un escrito del Estado Mayor firmado por su cúpula y cerca de 30 comandantes publicado el pasado jueves en el que dicen que "el primer ministro y el Gobierno no son ya capaces de adoptar decisiones razonables". "Desde hace mucho tiempo, las Fuerzas Armadas armenias han tolerado con paciencia los 'ataques' por parte del Gobierno destinados a difamar a las Fuerzas Armadas, pero todo tiene sus límites", advirtieron.

Así, los firmantes se mostraron críticos con el cese del 'número dos' del Ejército, Tiran Jachatrián, y resaltaron que fue una decisión fundamentada en "razones miopes" y que "no tiene en cuenta los intereses nacionales y del Estado". "En unas condiciones tan difíciles para el país, esta decisión es contraria al Estado y un paso irresponsable", añadieron.

"Ante la situación actual, el Estado Mayor del Ejército pide la dimisión del primer ministro y del Gobierno y advierte contra el uso de la violencia contra la gente cuyos hijos murieron defendiendo la patria y Artsaj --nombre de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj--", apuntaron los firmantes.

En respuesta, Pashinián tildó de "intolerable" el papel del Ejército en política y criticó que la cúpula militar no quiera responder a "preguntas" de las autoridades civiles sobre el conflicto con Azerbaiyán en torno a la región de Nagorno Karabaj. "A nuestros queridos generales no les ha gustado el hecho de que nosotros, el público, la autoridad, civil, el Gobierno podamos hacer preguntas sobre algunos hechos, pero es inevitable", dijo.

Por su parte, el partido opositor Armenia Próspera ha aplaudido el comunicado del Estado Mayor y ha advertido a Pashinián "contra llevar al país a una guerra civil". "Pashinián tiene la última oportunidad de llevar a cabo una transición política", advirtió.

La oposición ha exigido la renuncia de Pashinián desde que el primer ministro acordó con los presidentes de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y de Rusia, Vladimir Putin, el cese a partir del 10 de noviembre de los combates en Nagorno Karabaj. El acuerdo supone para Armenia la pérdida de parte del territorio que controlaba en esta región bajo soberanía azerí pero autoproclamada como independiente.