Arreaza tilda a Bolton de "halcón de la guerra" y dice que está "obsesionado" con Venezuela

El ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza
REUTERS / DENIS BALIBOUSE - Archivo
Actualizado 09/01/2019 8:02:23 CET

   MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, ha cargado duramente este martes contra el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, al que ha descrito como un "halcón de la guerra" que está "obsesionado" con el país sudamericano.

   "El halcón de la guerra Bolton, creador de falsas armas biológicas en Cuba, armas de destrucción masiva en Irak, quiere bombardear Irán y acabar con gobiernos populares en Cuba y Nicaragua, arremete otra vez contra Venezuela y levanta falsas acusaciones y amenazas", ha dicho.

   "Es tal la obsesión de Bolton con la guerra, que contradijo a su jefe cuando ordenó retirar tropas de Siria e incluye a Venezuela en su lista de obsesiones. Habla de corrupción, pero Estados Unidos es el principal refugio de banqueros prófugos, terroristas, asesinos y corruptos", ha agregado.

   Asimismo, ha reiterado que Bolton "dirige planes para atentar contra el presidente (de Venezuela, Nicolás) Maduro y promover un golpe de Estado y una dictadura fascista al estilo 'Plan Cóndor', disfrazándola de 'restauración de la democracia'".

   "Su planes se estrellan contra la moral del pueblo libre de Venezuela", ha remachado Arreaza en su serie de 'tuits', publicados en su cuenta oficial en la citada red social.

   Las palabras del ministro de Exteriores venezolano han llegado horas después de que el Gobierno estadounidense incluyera a siete personas y más de una veintena de entidades de Venezuela en la 'lista negra' de sanciones, a la que se incorporan por primera vez la cadena Globovisión y sus principales responsables, acusados de delitos de corrupción por un supuesto fraude en el sistema cambiario.

   El Departamento del Tesoro norteamericano ha publicado una nueva batería de nombres con los que pretende castigar "una trama significativa de corrupción" a través de la cual se habrían movido 2.400 millones de dólares de forma irregular gracias al aprovechamiento del sistema de cambio de divisas.

   "Los miembros del régimen venezolano han robado miles de millones de dólares mientras el pueblo sufre", ha denunciado el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, en un comunicado. Washington, ha añadido, perseguirá a los responsables del "trágico declive" venezolano y utilizará "herramientas diplomáticas y económicas" para ayudar a la población a "restaurar la democracia".

   Entre los nombres señalados, en su mayoría acusados formalmente de delitos de corrupción, destacan los de Raúl Gorrín Belisario y Gustavo Adolfo Perdomo Rosales, directivos de la cadena Globovisión, afín al Gobierno de Nicolás Maduro. También aparece María Alexandra Perdomo Rosales, mujer y hermana de los dos empresarios mencionados, así como la esposa de Gustavo Adolfo Perdomo Rosales, Mayela Antonina Tarascio-Pérez.

   El Departamento del Tesoro ha señalado a Claudia Patricia Díaz Guillén, antigua enfermera personal del difunto presidente Hugo Chávez y exresponsable de la Oficina Nacional del Tesoro (ONT), y a su marido, Adrián José Velásquez Figueroa, exjefe de seguridad de Chávez. Ambos están en España a la espera de que se resuelvan sus recursos para no ser extraditados a Venezuela.

   La 'lista negra' de siete nombres la completa el banquero Leonardo González Dellán, vinculado a una presunta trama corrupta que, según Washington, tiene como epicentro a la ONT, tanto durante el mandato de Díaz Guillén como durante la etapa en la que Alejandro José Andrade Cedeno estuvo al frente de dicha institución.

   En cuanto a las empresas, Estados Unidos ha sancionado a un total de 23, en su mayoría controladas por Gorrín, Perdomo o miembros de su entorno. Globovisión es una de las firmas señaladas y las medidas afectan tanto a sus oficinas en Caracas como a su sede en la localidad estadounidense de Miami, en Florida, según la nota del Tesoro.

   El castigo implica la congelación de los activos que las personas y entidades afectadas puedan tener bajo soberanía de Estados Unidos, así como límites en las relaciones contractuales con ellas.

Contador